La última actualización de iOS, la versión 11.3, ha causado un grave problema en los iPhone 8: si la pantalla del dispositivo ha sido reparada en una tienda no oficial, al margen de las Apple Store, el dispositivo dejará de funcionar.

Según informó el diario digital Motherboard, la pantalla muestra la información del teléfono en el momento en el que se enciende, pero no responde ni a los toques ni los gestos con los que se maneja el dispositivo, lo que hace inutiliza de hecho cualquier operación con el iPhone.

No es la primera vez que Apple toma una medida similar. El año pasado, una actualización también bloqueaba los iPhone 7 que no habían sido reparados en una Apple Store, si bien es cierto que Apple dio marcha atrás en una futura versión de sus sistema operativo.

Lo mismo ocurrió con los sensores que leen la huella dactilar: Apple lanzó una actualización que inutilizaba los sensores reparados en tiendas no oficiales y, tras disculparse, lanzó otra versión de iOS en la que este problema se resolvía.

Es pronto para asegurar que la compañía seguirá un patrón similar con el problema que ahora implica las reparaciones de los iPhone 8, pero está claro que la política de reparaciones de Apple ha generado varias polémicas.

La compañía no recomienda las reparaciones fuera de sus canales oficiales debido a la falta de seguridad que esto puede suponer mientras que los usuarios y las asociaciones de consumidores apuntan a que la reparación en tiendas de terceros es un derecho del consumidor.

El problema con estas tiendas es que pueden tener una licencia de Apple para operar, y reparar el iPhone sin que, sobre el papel, aparezcan problemas como el recién descubierto; o se pueden hacer las reparaciones usando componentes cuyo origen no es directamente Apple.

Comentarios

comentarios