La sesión de este jueves en la Cámara de Diputados estuvo a punto de caer por un exabrupto del jefe del bloque Pro, Nicolás Massot, quien habló de la muerte del expresidente Néstor Kirchner y enfureció a la bancada del Frente para la Victoria-PJ, que amenazó con irse del recinto y obligó al macrista a pedir disculpas.

Massot tomó la palabra hacia el final del debate sobre el proyecto para liberar el precio del papel prensa. Tras un extenso discurso donde defendió la iniciativa -que deroga artículos clave de la ley del kirchnerismo-, el diputado sostuvo que “la oligarquía es cuando hay un grupo de dirigentes que gobierna para sus propios intereses, desoyendo los del pueblo”.

Fue entonces cuando lanzó: “Es cierto, Clarín no tiene amigos. Los supo tener. Su amigo más importante lo perdió en 2010, que en paz descanse”.

La frase inmediatamente desató la desaprobación de las bancas del Frente para la Victoria-PJ, y sus diputados comenzaron a ponerse de pie, entre ellos el próximo Máximo Kirchner. Algunos incluso enfilaban para salir del recinto. Por sobre los gritos, Massot redobló la apuesta: “El Grupo Clarín no tiene amigos en el poder: tiene gobernantes en el poder”, completó.

Sin embargo, ante la reacción del kirchnerismo, el líder del Pro intentó calmar los ánimos. “Lo digo con total respeto”, dijo, y pidió disculpas. Pero no perdió la oportunidad de recordar que Néstor Kirchner habilitó la fusión entre Cablevisión y Multicanal, que le propina al grupo las mayores ganancias.

Fuera del micrófono continuaban los gritos. “¡Ladrón!”, “¡Devolvé la banca!”, “¡Sos la dictadura!”, se escuchó. La jefa del frente Renovador, Graciela Camaño, pidió la palabra y sugirió a Massot que teste lo que dijo, a modo de disculpas.

Agustín Rossi, jefe del bloque aludido, se sentó en su banca y expresó: “Estamos acostumbrados a las provocaciones del diputado Massot, pero esta vez se pasó de la raya. No se puede ser tan canalla”.

“Si realmente quiere disculparse, que lo haga explícitamente y que lo diga delante de todos. No se puede hacer política de la manera en que la hace Massot”, lamentó, y agregó: “Cada vez que aparecen las chicanas es porque faltan los argumentos”. Incluso comparó los dichos del macrista con los de la diva Mirtha Legrand, cuando puso en duda que Néstor Kirchner estuviera en el cajón.

A Massot no le quedó otra que recular: “Me educaron de manera muy taxativa con que nunca hay que hacer lo que no te gusta que te hagan. De ninguna manera fue mi intención ofender ni a Máximo Kirchner ni a nadie que se haya sentido ofendido”.

“Me encantaría también escuchar una disculpa de parte de ustedes, que agravian permanentemente a mi familia y a mi persona lo mismo”, retrucó Massot, en referencia puntual a su tío, Vicente Massot, acusado por delitos de lesa humanidad.

Al final, el diputado del Pro dio por concluida la discusión: “Diputado Kirchner y todos los que se hayan sentido aludidos: mil disculpas”.

Comentarios

comentarios