El director general ejecutivo (CEO) y cofundador de Twitter, Jack Dorsey, admitió que no es “un gran fan” del icónico corazón y que, de hecho, tiene pensado remover la opción de darle “Me gusta” a las publicaciones en el futuro próximo.

Según afirmó Dorsey en un encuentro de la compañía, el motivo del drástico cambio estaría motivado en intentar “mejorar la calidad del debate” en la red social.

Las declaraciones generaron polémica, dado el protagonismo que tiene el botón del “Me gusta” no sólo en Twitter, sino en el resto de las redes sociales más populares, como Instagram o Facebook (en ésta última, con el ícono de un pulgar elevado). En todas ellas, cumple la función de mostrar aprecio o simpatía por la publicación de otro usuario.

El equipo de comunicación de Twitter buscó matizar esta información, difundida por The Telegraph, al afirmar en una publicación en su perfil que si bien se encuentran “repensando todo acerca del servicio para asegurar que estamos incentivando conversaciones saludables, incluyendo el botón del ‘Me gusta’”, aclaran que todavía se trata de “una etapa inicial de trabajo y no tenemos planes que podamos compartir por ahora”.

El botón del “Me gusta” fue introducido en Twitter en el año 2015, como reemplazo del señalador de “Favoritos”, que tenía forma de estrella y estaba diseñado para guardar la publicación como favorita para poder recuperarla más adelante.

En su momento, optaron por el cambio al corazón para incentivar la interacción entre usuarios. Sin embargo, el director de la empresa ha puesto en duda la calidad de este intercambio.

Comentarios

comentarios