La intendente de Santa Rosa, Norma Trigo, resolvió en los últimos días un dilema que surgió hace poco más de un mes, cuando le pidió la renuncia a todo su gabinete. Al respecto, ahora se conoció que Trigo ha resuelto unificar algunas áreas y suprimir otras con la idea, según explica en su círculo íntimo, de enfrentar la crisis financiera por la que atraviesa el municipio desde hace más de dos años: “Todavía tenemos que pagar deudas de la época de Sergio Salgado”, repite entre sus colaboradores, a los que les ha pedido que ahorren recursos en sus respectivas áreas.

La noticia, a la que accedió Arriba el Este, muestra algún cambio importante en el nuevo organigrama, pero muy lejos de los que se preveía inicialmente y que sin duda ilusionaba a la oposición, ya que Trigo pidió la renuncia a su equipo, pocos días después de la muerte de Leonela Rosales, la niña de dos años que se electrocutó en una plaza mientras jugaba, y por entonces, todo indicaba que los cambios en el gabinete serían profundos y apuntarían a responsables por lo ocurrido con la pequeña. “Ha sido solo un lavado de cara”, dicen en el bloque de la oposición.

Trigo ha realizado cambios, apurada más que nada por la urgencia económica de números que no cierran, antes que por determinar responsabilidades dentro de su equipo frente a la muerte de una niña que jugaba en la plaza. Eso es lo que cree la oposición, que hoy domina el Concejo y que planea citar nuevamente a la intendente para los próximos días.

Cuando eso se concrete será el cuarto llamado que hará el Concejo a la intendente con la idea de interpelarla por la muerte de Leonela; sin embargo, Trigo hasta ahora no ha asistido a ningún llamado, ya que sostiene que la comisión que investiga su gestión carece de legalidad.

El cambio más importante que registró su gabinete fue la fusión de las áreas de Obras y Servicios Públicos, que incluyó además la salida del jefe del área, Marcelo Gómez, imputado por homicidio culposo, junto a otros tres municipales, a raíz de la muerte de la pequeña Leonela. El resto tiene que ver con áreas menores, ajenas al problema.

En cualquier caso, la comisión investigadora del Concejo, va a determinar en los próximos días, una nueva citación para Trigo, con fecha probablemente para la próxima semana y en caso de que la intendente falte nuevamente, los ediles podrían recurrir a otras herramientas legales, como la formación de causa por desacato.

Además, en los últimos días ingresó al recinto una nota dirigida a los ediles y que está firmada por la abogada Celeste de Oro, representante de los padres de Leonela Rosales, que ven a la intendente Norma Trigo como la principal responsable por lo ocurrido. Es por esto que en la nota, piden que los ediles evalúen suspender a Trigo de sus funciones, atento a que la mandataria no habría cumplido con sus funciones: “Hubo en su momento una ordenanza que mandaba controlar y reparar el estado de las plazas y no se cumplió. Esa ordenanza era muy clara e incluía entre las plazas con mayores problemas a la de 12 de Octubre, que es donde falleció Leonela. Creemos que Trigo es responsable por esta omisión”, ha sostenido la letrada que representa a la familia.

De esta manera, el pedido de los familiares de Leonela se suma al expediente de la comisión investigadora que busca responsables en el Ejecutivo por la muerte de la niña. Así, no son pocos dentro de la oposición los que ven en Trigo, parte de la responsabilidad por lo ocurrido, más allá de que la Justicia ha dicho en su investigación que la intendente no es responsable, porque no puede estar al tanto de lo que ocurre en cada plaza del departamento.

Finalmente, habrá que esperar a la próxima semana para ver cómo sigue el caso, pero más allá de eso, la crisis en Santa Rosa no pareciera ser tanto financiera como política.

Comentarios

comentarios