El abogado de San Martín, Fabricio Abruzzese fue suspendido y durante los próximos dos años, no podrá ejercer su profesión, luego de que el Tribunal de Disciplina del Colegio de Abogados lo sancionó con la pena más dura que establece ese organismo –dos años de suspensión de la matrícula- una decisión que fue avalada por la Federación del Colegio de Abogados. La sanción se funda en un procesamiento que pesa sobre Abruzzese, quien está acusado de estafa al haberse quedado de manera ilegal con una vivienda, según se desprende de una resolución de la Cámara del Crimen.

“La sanción dispuesta por el Colegio de Abogados del este quedó firme porque fue ratificada por la Federación. Solo queda comunicar la disposición a los tribunales. Lo cierto es que Abruzzese no podrá ejercer como abogado durante los próximos dos años”, confirmó el presidente del Colegio de Abogados, Víctor Sosa.

La medida también alcanza al abogado Roberto López, que también está procesado junto a Abruzzese por el delito de estafa, pero en su caso la sanción aún no entra en vigencia, ya que el abogado apeló la disposición a la Corte y es por ello que deberá ser el Máximo Tribunal de Mendoza quien resuelva si López puede ejercer la abogacía o si, como su colega, será suspendido por los próximos dos años.

En cualquier caso, Abruzzese y López están procesados por estafa en un caso que todavía no llega a juicio y que comenzó a tomar forma en 2007, cuando un matrimonio decidió comprar una casa en San Martín. Él se llama Antonio Di Pascuale y ella Teresa Espejo; la pareja compró la casa pero la escritura no se hizo y un par de años después, la mala relación y los golpes llevaron a que el hombre fuese excluido de la casa. Fue en ese momento y según creen los investigadores, que Di Pascuale comenzó a planear quedarse con la casa y venderla a espaldas de su esposa.

En 2010, la mujer comenzó a ver que las facturas de servicios venían a nombre de Fabricio Abruzzese y ese mismo año, terminó desalojada por una orden de la Justicia.

En realidad, Teresa Espejo había sido estafada y una investigación que terminó con el procesamiento de ambos abogados avanza en ese sentido. Efectivamente, en 2012 el juez Eduardo Orozco procesó a Abruzzese, a López y a Di Pascuale por estafa en un caso que hasta el momento no ha llegado a juicio.

Desde tribunales aseguran que han sido tantos los incidentes presentados por los letrados, que el inicio del juicio se ha ido posponiendo de manera indefinida. “Es más, ahora están pidiendo el cierre del caso por la prescripción de la causa”, comenta una fuente.

De todos modos, se trata siempre de dos vías distintas, que el juicio contra los abogados acusados de estafa no haya comenzado y tal vez, nunca comience, no implica que el Colegio de Abogados no los haya sancionado por su actitud ética. Así las cosas, Fabricio Abruzzese no podrá ejercer la abogacía durante los dos próximos años y Roberto López deberá esperar a ver qué resuelve la Corte.

Comentarios

comentarios