La tradicional cafetería Starbucks presenta en los últimos meses una fuerte caída en las ventas ante la gran crisis de consumo que sufre nuestro país.

Como se ve en las fotos que ilustran la nota, el local de Alto Palermo de la cafetería se encuentra con muy pocos clientes en un horario que en otro momento estaría colmado.

El público elige cada vez más los gastos que realiza y esto afecta directamente al consumo. La cafetería es un ejemplo más de locales sin clientes, tal como sucedió con el tradicional restaurante de Costanera Clo Clo, que debió cerrar sus puertas.

Comentarios

comentarios