Tras alcanzar el acuerdo con el FMI por el que recibirá 50 mil millones de dólares como auxilio financiero, el Gobierno nacional trata por todos los medios de encolumnar a los gobernadores más dialoguistas con el objetivo de cerrar el proyecto de Presupuesto 2019 en el que se contemplarán importantes recortes a varios sectores.

La Administración macrista no logra conseguir el apoyo que busca y se complica su gestión.

El presidente Mauricio Macri encabezó una reunión en Casa Rosada este lunes con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti, mientras que por su lado el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, se reunió con los mandatarios provinciales de Neuquén, Omar Gutiérrez; Tierra del Fuego, Roxana Bertone; Mendoza, Alfredo Cornejo, y Formosa, Gildo Insfrán, para repasar temas de gestión tras el acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

La reunión de Macri y Frigerio con Schiaretti, así como los contactos con otros peronistas autoproclamados dialoguistas, como el salteño Juan Manuel Urtubey (de visita en Bolivia para una reunión con el presidente Evo Morales) y el tucumano Juan Manzur, tuvo como tema la confección del próximo Presupuesto.

“La reunión fue en buenos términos. Empezamos a discutir algunas cuestiones del acuerdo, pero sobre la mesa van a estar todos los temas que impulsen el desarrollo y sostengan el crecimiento económico. No es sólo una discusión fiscal”, aseguraron desde el Ministerio de Interior. Sin embargo, Schiaretti se fue del encuentro sin hacer declaraciones.

Al Gobierno lo corren los tiempos, que cada día se acortan más y le dan menor capacidad de maniobra. El acuerdo con el organismo financiero internacional establece un ajuste drástico del déficit fiscal para el próximo año, algo que Macri quiere compartir con las provincias.

El Gobierno, entre tanto, debe presentar el presupuesto 2019 en septiembre próximo en el Congreso. Aún no ha logrado alcanzar los acuerdos y, así las cosas, se le complica el panorama en el futuro inmediato.

Comentarios

comentarios