Sébastien Loeb ha dominado la quinta etapa del Rally Dakar 2019, en una jornada en la que Nani Roma ha vuelto a demostrar que tiene el ritmo de los líderes. El barcelonés ha exprimido su Mini 4×4 para seguir el ritmo de Nasser Al-Attiyah y no despegarse de la batalla por la victoria absoluta, aunque en la última sección ha perdido algo de fuelle. Por el contrario, Carlos Sainz ha vuelto a tener problemas y ha perdido más de 40 minutos.

Tras una etapa llena de fesh fesh que causó estragos entre los participantes, hoy el Dakar afrontaba la segunda parte de esta etapa maratón, carente de asistencia. La acción regresó a las dunas de Ilo, y además la salida se efectuó de manera conjunta. En el caso de las motos, en grupos de diez cada cinco minutos; los coches, por parejas cada tres minutos. A todo esto, hay que sumarle unas condiciones de niebla espesa que provocaron un retraso en la salida.

Para más inri, se trata de la especial más larga de esta edición: 517 kilómetros cronometrados, con un enlace de 197 kilómetros. La llaman maratón por algo, claro. No es lo ideal con mecánicas tocadas y cuerpos desgastados. La etapa de ayer fue para casi todos muy larga y dura, e incluso algunos no encontraban los motorhomes, ni a sus mecánicos, ni a los masajistas.

Entonces, llegó la hora de abrocharse los cinturones, y Carlos Sainz comenzó con el cuchillo entre los dientes. El madrileño marcó el mejor registro en los dos primeros waypoints, y más tarde seguía muy de cerca el ritmo de Sébastien Loeb –que pasó a liderar la prueba–, hasta que de camino al quinto punto de control volvió a tener un problema y se dejó más de media hora. Finalmente, logró cruzar la línea de meta con algo más de 40 minutos de pérdida.

Nani Roma ha mostrado sus cartas en esta etapa. El piloto de Mini ha estado durante prácticamente la totalidad de la jornada en el mismo ritmo que Nasser Al-Attiyah y Stéphane Peterhansel. No obstante, en una zona muy complicada de la última sección del recorrido –donde la mayoría de los pilotos han tenido que pararse–, se ha dejado muchos minutos respecto a Nasser Al-Attiyah.

Sébastien Loeb se ha enfundado hoy el traje de las grandes citas. El nueve veces campeón del mundo de rallies ha ejercido un dominio aplastante para llevarse su segunda victoria de etapa en esta edición del Dakar, en el mismo día que su copiloto ha cargado duramente contra la organización. El francés se ha impuesto al líder de la general –Nasser Al-Attiyah, que ha sido segundo– por más de diez minutos, mientras Nani Roma ha sido tercero a 24 minutos.

Y Al-Attiyah, encantado. El catarí, dos veces ganador del Dakar y actual líder de la general de coches, ha visto cómo la renta respecto a Stéphane Peterhansel –cuarto, a 26 minutos de Loeb– se ha incrementado hasta los 24 minutos en la general, sobre todo cuando el francés se ha quedado atascado en el último sector del recorrido de hoy, donde una infinidad de pilotos han estado varados al menos unos minutos. Nani, que sigue tercero en la general, ha recortado tiempo a Peterhansel, pero pierde algo de terreno con Al-Attiyah.

Para los pilotos que venían por detrás de los punteros, la etapa ha sido acortada en los compases finales. La niebla –que ya provocó un retraso en la salida esta mañana– ha propiciado que el desenlace de la especial fuese demasiado peligroso, por lo que desde la organización decidieron que los pilotos de coches, SxS y camiones que aún no habían llegado a meta, finalizasen el recorrido en el kilómetro 425.

En cuanto a la representación española –exceptuando a Carlos Sainz y Nani Roma–, Dani Solà ha sido, sorprendentemente, el que ha conseguido la mejor posición. El español, que compite con un UTV ligero, ha conseguido hoy la victoria de su categoría, la segunda en este Dakar. Una pena que ayer tuviera problemas eléctricos en su vehículo, pues lideraba la categoría con solvencia y a buen seguro iba a estar en la batalla por la victoria hasta el final –incluso su máximo rival, Robby Gordon, tuvo que abandonar ayer–.

Jesús Calleja continúa con un ritmo muy constante en su segunda participación en el rally más duro del mundo, y Óscar Fuertes se ha resarcido de los problemas de ayer –un camión le rompió la luna al comienzo de la especial–. Cristina Gutiérrez, por su parte, ha tenido que sobreponerse a una rotura del radiador de su Mitsubishi Eclipse Cross para continuar su camino hacia Arequipa.

Motos

La etapa de motos ha sido una montaña rusa. Pablo Quintanilla, que salía en el segundo grupo, comenzó con un ritmo demoledor en los primeros kilómetros para tratar de resarcirse de los problemas de ayer, que le dejaron a más de 20 minutos de la cabeza y perdió el liderato de la clasificación general.

Metro a metro, el chileno comandaba la contienda, pero al llegar al cuarto waypoint cometió un pequeño error y se dejó algo más de un minuto. Llegado a ese punto, Lorenzo Santolino se encontraba entre los cuatro primeros clasificados, a sólo nueve segundos de la cabeza. Sin duda, asombraba a propios y extraños el salmantino.

Llegaron a las dunas de Ilo en el tramo final de la especial, y con ellas Quintanilla tiró por la borda toda la ventaja. El chileno perdió más de cuatro minutos en la sección final, al mismo tiempo que Xavier de Soultrait emergió para llevarse la victoria de la etapa –aunque después la perdió en favor de Sunderland–, con Matthias Walkner a su estela y Lorenzo Santolino justo detrás.

Sam Sunderland venía con ritmo para llevarse el triunfo en la especial de hoy, si bien se paró a ayudar a un Paulo Gonçalves que sufrió una caída y estaba visiblemente dolorido –el portugués abandona el Dakar con un ligero traumatismo craneal y una posible fractura en la mano, según informan desde la organización–. El británico, que llegó a meta con siete minutos de desventaja respecto al líder, perdió unos diez minutos parado con Gonçalves, los cuales fueron devueltos ipso facto por la organización y se proclamó vencedor de la etapa.

La clasificación general de motos es quizás la más apretada de todas. Ricky Brabec, gracias a su exhibición de ayer, continúa al frente de la tabla de tiempos con un margen de 59 segundos respecto a Sam Sunderland. Pablo Quintanilla es tercero a dos minutos y Toby Price cuarto a tres minutos. Pero el dato que más impresiona es éste: los siete primeros pilotos están en menos de diez minutos.

Entre los representantes españoles, Armand Monleón ha llevado esta vez la voz cantante, con una meritoria 15ª posición, justo por delante de Oriol Mena, que ha sido 16º. Laia Sanz, por su parte, ha finalizado en la 20ª plaza –recordamos que no ha podido prepararse el Dakar por enfermedad– y Marc Solà ha llevado su KTM privada hasta el 26º lugar.

Una de las curiosidades de la jornada de hoy es que las etapas de coches y motos han sido diferentes. Mientras los coches han iniciado el camino desde Tacna hacia Arequipa –con un enlace de 197 kilómetros y 517 kilómetros de especial–, las motos han hecho lo propio desde Moquegua hasta Arequipa –enlace de 431 kilómetros y otros 345 kilómetros de especial–.

SxS

En la nueva categoría ‘Side by Side’, ¡tenemos líder español! Gerard Farrés ha tenido que lidiar con un problema eléctrico y un pinchazo en el inicio de la especial, pero no se ha dado por vencido y, al paso por el último waypoint, el español ocupaba la tercera posición, por detrás de Reinaldo Varela –que ha ganado la etapa– y de Rodrigo Moreno –segundo–.

Esto hace que, gracias a los problemas de Sergei Kariakin –que llegaba como líder de la general–, que hoy ha perdido más de media hora respecto a la cabeza de carrera, Gerard Farrés asciende al liderato de la clasificación general en el ecuador del rally, con Sergei Kariakin y Reinaldo Varela a algo más de ocho minutos.

“La han suspendido. Estamos muertos, ¡qué etapa más difícil! Hoy hemos tenido un problema eléctrico, el coche no arrancaba y hemos perdido algo de tiempo. Luego una correa rota, un pinchazo… pasan cosas en esta categoría, pero también es lo bonito. Hay que hacer una muy buena gestión de la carrera, nos lo estamos pasando muy bien. Ahora nos vamos hacia Arequipa a descansar”, ha comentado Farrés.

QUADS

Nicolás Cavigliasso suma y sigue. El argentino ha vuelto a dar un puñetazo en la mesa para llevarse su cuarta victoria de etapa –de cinco posibles– en este Dakar. Desde el primer kilómetro, Nicolás pareció tener un punto extra de velocidad y, sector tras sector, aumentó la ventaja con sus perseguidores.

Jeremías González trató de seguir su ritmo, pero finalmente ha tenido que conformarse con una segunda posición –a más de 14 minutos– que no hace más que alejarle de Cavigliasso en la clasificación general. Gustavo Gallego completa hoy el triplete argentino de Yamaha, combinación que domina con solvencia las dunas este año.

En la general, Nicolás Cavigliasso goza de una renta superior a los 49 minutos respecto a su compatriota Jeremías González, mientras la diferencia con el tercer clasificado, Gustavo Gallego, se eleva por encima de la hora. Parece que Cavigliasso va allanando el camino hacia la victoria.

CAMIONES

En la categoría de camiones, Eduard Nikolaev ha vuelto por sus fueros. El ruso, que ganó las dos primeras etapas, se vio relegado por su compañero Andrey Karginov en las dos últimas especiales disputadas. Sin embargo, hoy ha vuelto a llevarse la victoria de la etapa para aumentar la renta en la clasificación general.

Además, la victoria se ha visto refrendada por los problemas de Martin Macik, el único piloto que ponía en jaque la supremacía de Kamaz. El checo ha estado parado en el kilómetro 205 de la especial durante varias horas, con daños considerables en una de las ruedas de su camión, por lo que dice adiós al grupo de cabeza.

En la etapa, Dmitry Sotnikov ha llegado a meta segundo, Siarhei Viazovich tercero y Andrey Karginov cuarto. Esto deja la clasificación general muy de cara a Eduard Nikolaev, que lidera con 11 minutos de margen respecto a Dmitry Sotnikov y 16 minutos de diferencia con Andrey Karginov.

Comentarios

comentarios