Un robo de lo más insólito ocurrió en los últimos días en la región, luego de que una banda de delincuentes se llevó una topadora oruga de una obra vial que se realiza en el dique El Carrizal.

Según información policial, los delincuentes habrían tenido como plan sacar la máquina de la provincia, a través de la ruta 142, pero aparentemente se vieron cercados por los uniformados por lo que finalmente se deshicieron del vehículo en un descampado del carril Chimbas.

“Sin dudas que hubo toda una logística detrás de este robo, no solo para mover la máquina y ocultarla, sino que incluso la pintaron, con la intención evidente de hacerla pasar por otra topadora”, comentó una fuente.

La máquina, una topadora marca Fiat modelo 2000 es propiedad de una empresa de San Rafael que realiza una obra vial en el dique El Carrizal: “Por falta de insumos, el trabajo en el embalse llevaba un par de días parado y los delincuentes aprovecharon que las máquinas habían quedado sin cuidado para llevarse una topadora”, explicó la fuente que evaluó: “Todo indica que la cargaron en un carretón tirado por un camión y así salieron a la ruta”.

El robo fue descubierto en la noche del viernes, la denuncia quedó inicialmente radicada en la fiscalía de Luján, pero las primeras pericias realizadas indicaron que la topadora habría sido llevada a San Martín, por lo que el caso quedó en manos de la gente de la división Sustracción Automotores del Este.

“Una topadora es un vehículo demasiado grande para ocultar y tampoco es posible tenerlo todo el tiempo escondido. Esto los delincuentes lo sabían y es por eso que han querido actuar rápido: le quitaron el ploteo y la pintaron a nueva, con la idea de que pareciera otra máquina”, confió la fuente.

Mientras tanto, los investigadores hicieron un par de allanamientos en zonas rurales de San Martín, con resultado negativo, aunque sabían que estaban cerca: “Teníamos el dato de que pretenderían sacarla de la provincia y lo más sencillo en ese caso es intentar hacerlo por la ruta 142. Algunas bandas se arriesgan a esto y suelen tener algún tipo de documentación trucha como apoyo”.

El asunto es que los policías estaban muy cerca de dar con la banda, al punto que en un momento, los delincuentes decidieron dar por perdido el vehículo antes que caer detenidos con la topadora en las manos.

“La ocultaron en un descampado cercano a Chapanay. Allí se está haciendo un desmonte y hay suficiente maleza como para ocultar el vehículo”, agregó la fuente y completó: “Lo que creemos es que se vieron cercados y que ante la posibilidad de ser detenidos, decidieron dejar la máquina escondida, esperar a que pasaran unos días y volver a intentar moverla”.

Pero lo cierto es que la investigación logró dar con el vehículo, que fue rescatado de un descampado en el carril Chimbas y llevado a la playa de la división de Investigaciones.

Finalmente y si bien el vehículo fue recuperado, hasta el momento no hay detenidos por el hecho.

Comentarios

comentarios