Desde abril se aplicaron más de 5 mil dosis de la vacuna contra la gripe, entre niños y adultos. Atribuyen el incremento a una mayor concientización sobre la importancia de la prevención.

Aumentó el número de personas que se vacunaron contra la gripe en San Martín respecto del año pasado. Así lo aseguró la jefa del Vacunatorio del departamento, Adriana Resca, quien señaló que mujeres embarazadas, niños, mujeres puérperas y mayores concurrieron desde el momento que se inició la campaña. “Tuvimos una afluencia constante de interesados en colocarse la vacuna y por momentos la cantidad de personas sobrepasó la capacidad de la sala de espera. Muchos de ellos hicieron largas colas para aplicarse la dosis antigripal, movidos por el interés de prevenir. Hoy el flujo disminuyó pero siguen solicitándola”.

Para cumplir con el esquema vacunatorio y satisfacer la demanda, Resca sostuvo que permanentemente piden refuerzos. “La vacuna contra la gripe gana día cada más adherentes, sobre todo entre los grupos etarios de riesgo. La dosis es anual y si bien se aconseja aplicársela entre marzo y abril, está disponible en los efectores públicos de cualquier lugar de la provincia durante todo el año”.

Asimismo, remarcó que “la vacuna no enferma, no tiene la capacidad de provocar la gripe. Hay que desterrar mitos erróneos, su efecto comienza a partir de los 15 o 20 días de habérsela colocado. La gente va tomando conciencia de la importancia de poner acento en la prevención, por ello este año aumentó 30 % la cantidad de personas que se vacunaron”.

La tarea de vacunación no se circunscribió solamente al edifico donde funciona el vacunatorio sino que el equipo de profesionales, que integran el área, se trasladó a todos los hogares de ancianos de San Martín para aplicar y completar el esquema doble adultos que comprende la dosis antigripal, más neumo 13 y pneumo 23 para brindarles protección contra la neumonía.

Pablo Llensa, coordinador departamental del área sanitaria, atribuyó el incremento a una mayor concientización: “Vamos creciendo en cantidad de personas atendidas porque estamos arrimando la atención primaria a la gente, cerca de los lugares donde vive. La población va tomando conciencia de lo importante que es prevenir y por ello cada vez tenemos más pacientes”.

También recordó que aquellos que se vacunaron en 2017 y que aún no se aplicaron la dosis de este año deben colocarse la cepa 2018, porque de esta manera se previene la enfermedad y el malestar que genera, como fiebre alta, tos seca, dolores musculares, articulares, de cabeza y garganta, intenso malestar y abundante secreción nasal, y en algunos casos, si no se atiende a tiempo, las consecuencias pueden ser graves.

Las personas comprendidas en los grupos de riesgo son:

Personal de salud.
Embarazadas y puérperas (con orden médica).
Niños de 6 a 24 meses.
Personas de 2 a 64 años (con orden médica) que posean patologías respiratorias crónicas y asma moderada a grave, enfermedades cardíacas y cardiopatías congénitas, inmunodeficiencias congénitas o adquiridas, pacientes oncohematológicos y trasplantados, pacientes con insuficiencia renal crónica, obesos, diabéticos y celíacos.
Adultos mayores desde 65 años.

Comentarios

comentarios