La comuna de San Martín invirtió en lo que va del año, casi 50 millones de pesos en la compra de maquinaria pesada, con la idea de renovar el parque automotor vial del municipio, pero también de intensificar un agresivo programa de mejoramiento de calles, que incluye no solo el slurry con el que se reparan las arterias en mal estado, sino también el asfaltado desde cero, de aquellas calles que hoy son de tierra o ripio.

El intendente Jorge Gimenez dispuso la compra de maquinarias por casi 50 millones de pesos, con el objetivo de encarar los dos años que le quedan de gobierno, con un plan intenso de mejoramiento de calles, apoyado en un equipo de maquinaria propia, lo que le permitirá a la comuna reducir gastos hasta un 40% o incluso algo más de lo que hoy paga la comuna por ese tipo de trabajos.

Efectivamente, la última licitación grande para la construcción de calles en San Martín incluyó 50 mil metros cuadrados de asfalto, una obra que aún está en marcha, que tiene un 50% de avance en distintos barrios de la ciudad de Palmira y por la que la comuna pagó unos 20 millones de pesos: “Se trata de unas 70 cuadras de asfalto, pero con nuestra propia maquinaria podemos hacer ese trabajo por unos seis millones de pesos”, explicó Edgardo Gargiulo, director de Obras Públicas de la comuna.

Así, el objetivo del municipio al comprar su propio equipo vial para hacer asfalto y slurry es múltiple: equipar el parque automotor vial por los próximos 20 años, poner en marcha un agresivo programa de calles y, en épocas en las que la comuna no es incluida en muchos de los proyectos que bajan desde la Nación o la Provincia, optimizar los recursos.

“Lamentablemente no somos tenidos en cuenta, nuestros proyectos duermen en los escritorios y entonces tenemos que ser ingeniosos para optimizar el dinero que tiene la comuna. Por eso también se decidió la compra, para reducir los costos de hacer calles. Estas herramientas las compramos nosotros, pero la van a usar los próximos cuatro o cinco gobiernos municipales”, explicó el intendente Jorge Gimenez.

Las máquinas ya están en poder de la comuna y solo restan que lleguen los últimos equipos: “Vamos a poder reparar las calles que están en malas condiciones pero también hacer el asfalto en aquellos barrios que todavía tienen calles de tierra. El equipo que hemos comprado permite hacer todo eso, desde el movimiento de suelos, el traslado de los áridos, la compactación y la carpeta de asfalto”, enumeraron desde Obras.

Finalmente, la comuna quiere organizar la tarea con los vecinos, ya que buena parte de la obra será subsidiada, pero los vecinos también tendrán que hacer su aporte y así, dependiendo de la zona, el municipio se hará del 30 al 70% de los costos: “Pero tiene que haber compromiso de los vecinos de poner su parte, sea el dinero que sea. Por eso la idea es firmar convenios y que las uniones vecinales se organicen”, cerraron desde la comuna.

Comentarios

comentarios