Valeria Rómoli dejó de ser la directora de Educación Primaria de la DGE. Presentó su renuncia al cargo a través de una nota dirigida al titular del organismo, Jaime Correas, y lo criticó con dureza.

En la misiva, la licenciada afirmó que no logró “dar el salto de calidad esperado” y que la DGE “no tiene un plan claro que permita transformar el sistema educativo mendocino”.

Además sostuvo que “la falta de comunicación y desinterés demostrado por las autoridades de la DGE para con las acciones emprendidas desde la Dirección de Educación Primaria, representa una traba para el desarrollo de la educación mendocina”.

“Las limitaciones impuestas por las autoridades limitaron la capacidad de decisión de la directora de Educación Primaria. De esta manera, este cargo se ha transformado en un mero cargo administrativo, sin posibilidad de planificar políticas educativas tendientes a mejorar la calidad e inclusión educativa”, añadió en su texto.

Ahora Rómoli volverá a ocupar la dirección de una escuela de Junín, cargo titular que le pertenece y dejó vacante cuando inició su trabajo en esa municipalidad, para luego dar el salto a la DGE.

Comentarios

comentarios