Como consecuencia de la profunda crisis del sector frutícola y debido al incremento de la tarifa eléctrica, Frigoríficos Aconcagua SA (FASA) cierra las puertas y deja el negocio de cámaras de frío.

La compañía que inició su actividad en el año 1946 fue referente en el servicio de frío, sobre todo por la ubicación y el tamaño del negocio.

Los galpones están en calle Minuzzi y Costanera, de Godoy Cruz, y el predio ronda los 22 mil metros cuadrados.

Jaime Campomar, uno de los propietarios de Frigoríficos Aconcagua, detalló cuáles fueron los motivos del directorio para tomar esta dramática decisión y que conllevó una reorganización total de los negocios de FASA.

Al dejar de lado la prestación de cámaras de frío, la empresa decidió utilizar su capacidad instalada e incursiona en el mercado inmobiliario alquilando las más de 40 bodegas -sin frío- que tienen allí mismo.

Así mismo, la empresa tiene el 50% de las acciones del Frigorífico Tunuyán, por lo que todos aquellos productos que necesitan frío fueron trasladados a esa cámara, concentrando así el negocio en un solo espacio.

Campomar aclaró que esta última compañía no es ajena a los incrementos de costos de la tarifa eléctrica y a la disminución de materia prima frutícola y vitivinícola.

Comentarios

comentarios