La depreciación del peso está impactando con fuerza en la venta de los pasajes aéreos. Uno de los ejemplos de lo que está sucediendo se puede observar en Aerolíneas Argentina, compañía que desde el inicio de la devaluación a fines de abril tuvo una caída en su venta de pasajes internacionales a un promedio de 10%.

Incluso en la actualidad, vende 16% más de pasajes internacionales en sus oficinas del exterior que en las locales, según datos brindados por La Nación.

Respecto a sus expectativas para este verano, esperan un crecimiento del 6% en sus pasajeros de cabotaje y las ventas más fuertes se verán en los próximos 30 días.

“Tendremos 6 millones de asientos disponibles, que es un 6% más que en el mismo período del 2017. Es, con nuestra capacidad instalada, el alza de tráfico que esperamos y podemos absorber”, aseguró Máximo Amadeo, gerente Comercial de la compañía.

“Hay un cambio de comportamiento de los viajeros; caen los vuelos internacionales de largo recorrido y el efecto es en cascada: esos pasajeros pasan a regionales y los que hacían regionales, a domésticos”, describió Amadeo a La Nación.

En cuanto a vuelos fuera del país, duplicaron la cantidad respecto a enero/febrero de 2018 entre Córdoba y Rio de Janeiro (con cuatro frecuencias semanales) y un 64 % más de vuelos a Florianópolis (cinco frecuencias semanales).

Comentarios

comentarios