Una antena de telefonía celular ha sido construida de manera clandestina en el barrio Uruguay, al norte de la terminal de colectivos de San Martín y los vecinos, molestos y preocupados, piden al municipio que obligue a la empresa dueña de la torre a desmantelar la estructura.

“lo que pedimos es que se cumpla la ordenanza que existe al respecto desde hace más de una década y que ha impedido que en San Martín proliferen este tipo de antenas, que no está claro cuánto daño hacen a la salud de la gente que vive en las cercanías”, dijeron algunos vecinos del lugar.

La torre, que está completa, alcanza unos 30 metros de altura pero por el momento no está operativa, se ubica en calle Saavedra, en el patio interno de una vivienda entre las calles Necochea y French y fue construida durante el último mes sin autorización ni control del municipio, por lo que es ilegal y clandestina.

Pero más allá de eso, desde el Concejo sostienen que tampoco con una autorización podría haberle levantado en un radio urbano, ya que está prohibido por una resolución aprobada en 2005, que tuvo el voto de todo el recinto. “No pueden construirse ese tipo de antenas en el radio urbano y puntualmente están prohibidas en la zona residencial”, señaló el concejal radical Mauricio Petri, que en su momento fue autor del proyecto.

Para el concejal, hay una decena de antenas en el radio urbano que permanecen porque ya existían cuando se aprobó la norma y no pudieron ser removidas, “pero la ordenanza ha conseguido que no se instalen nuevas torres y hace un par de años tuvimos una experiencia similar a la que nos ocupa ahora. En aquel momento se montó una antena sin autorización en calle Almirante Brown y la comuna terminó por denunciar el asunto y la estructura fue removida”.

Ahora, el panorama es similar, la antena está completa y no hubo en el municipio ningún pedido de habilitación de la obra: “Nadie ha venido al municipio a solicitar la autorización. No hay habilitación municipal, no existe expediente en Obras que pida autorización para ese trabajo por lo que se trata de una obra ilegal que vamos a buscar detener”, confirmaron desde esa oficina de la comuna.

Los vecinos del barrio Uruguay, uno de los más antiguos de la ciudad y en el que la mayor parte de la población está integrada por gente mayor, han concurrido a la comuna e incluso al Concejo Deliberante para pedir que se cumpla con la ordenanza.

Pero lo cierto es que la legislación municipal a la que hacen referencia los vecinos y que fue aprobada en 2005, fue objetada en la Justicia por una compañía de telefonía celular. “Eso ocurrió cuando se sancionó la norma y la Justicia Federal le dio la razón a la compañía, por lo que nuestro alcance, como municipio, se reduce a la construcción de la antena y todo lo que tiene que ver con el espacio de radiofonía está discutido”, explicó el secretario de Gobierno, Oscar González.

En cualquier caso y ante la negativa de la empresa a parar la obra, la comuna evalúa una denuncia en la Justicia que le allane el camino para poder ingresar al predio y exigir el desmantelamiento de la antena.

Comentarios

comentarios