Un nuevo escándalo político sobrevuela Santa Rosa, luego de que parte del oficialismo denunció el pase a planta permanente y el ascenso de categoría de casi un centenar de personas, entre ellas funcionarios del municipio.

La concejal radical Débora Quiroga, enfrentada desde hace tiempo con la intendente Norma Trigo, sostuvo que “parte de esas 98 personas son actuales funcionarios, que han quedaod en planta permanente y de esa manera, se han asegurado un puesto en la comuna para cuando dejen la función. Es realmente un escándalo”.

Quiroga, que subrayó que el reclamo de su bloque no es en contra de “los empleados que con justicia han obtenido un reconocimiento luego de años, sino contra los funcionarios, que aprovechando el lugar que ocupan se aseguran un lugar dentro de la planta permanente”.

La concejal subrayó que la comuna de Santa Rosa tiene más de 1.200 empleados en un departamento con 17.000 habitantes. “El problema acá es la falta de trabajo privado y entonces la gente se desespera por un puesto en la comuna, por eso decimos que los vecinos no tienen la culpa. Acá el problema es el Ejecutivo y el abuso que hacen los funcionarios”.

La resolución con el pase a planta y el ascenso de categoría para 98 personas fue aprobado en diciembre, por una Junta Calificadora, aunque ATE sostiene que no tuvo participación y que por eso mismo, piensa denunciar la situación ante la Subsecretaría de Trabajo.

Desde el Ejecutivo aseguran que el trámite está sujeto dentro de lo que marca la ley y que el gremio a convocar para conformar la Junta Calificadora tiene que ser SOEM y no ATE, por lo que niegan cualquier irregularidad en ese u otro aspecto.

“Estos ascensos y nombramientos vienen siendo estudiados desde mediados de 2018, junto con SOEM y con el resto de la mesa. Se trata de gente que lleva años en una misma clase y con contrato y que merece un poco de justicia”, señaló el secretario de Gobierno, Marcos Nuarte y agregó: “Lo que tiene que quedar bien en claro es no hubo nuevas incorporaciones sino que en todos los casos se trata de cubrir vacantes generadas en los últimos tres años”.

Además, el Ejecutivo asegura que los funcionarios han sido antes empleados del municipio. “No hay casos de gente a la que se le ha creado un puesto, cuando Norma Trigo llegó a la comuna armó su Ejecutivo con empleados y creemos que es un justo reconocimiento la recategorización de algunos de ellos por el trabajo que han realizado”.

En cualquier caso y en año electoral como el que comenzamos a transitar, la polémica en la comuna de Santa Rosa apenas parece haber iniciado, en un municipio donde incluso dentro del propio radicalismo, a cargo del municipio, hay duros enfrentamientos.

Comentarios

comentarios