En medio de la discusión por el cambio del huso horario para Mendoza, el diputado Marcos Niven (PD) presentó un proyecto de resolución en el que propone acciones concretas hasta tanto se defina si la provincia debe seguir en el huso -3 o pasar al -4, como sostienen especialistas.

A través de un proyecto que ingresó a la Cámara de Diputados, Niven señala que “mientras se discute si el comercio debe tener horarios corrido, se puede avanzar sobre los organismos estatales”, por eso propone cambiar los horarios de atención hasta el 31 de agosto, como una prueba piloto. La idea es atrasar una hora el horario de ingreso y atención al público. Plantea que el cambio se produzca todos los años desde el 1 de mayo.

La propuesta es para el Poder Ejecutivo Provincial, el Poder Judicial y el Poder Legislativo, los organismos autárquicos, descentralizados y empresas del Estado, con el objetivo de ahorrar en el consumo energético.

El legislador plantea en los fundamentos que es una “solución más razonable y de ejecución inmediata” y que contribuiría a disminuir el gasto público ahorrando energía.

“Desde el Conicet y la UNCuyo aseguran que en invierno hay que modificar el horario para aprovechar mejor la luz del sol en la provincia, pero desde hace casi una década, el país no se ha movido del huso -3”, señala.

“Los altos costos de energía eléctrica hacen necesario buscar formas de ahorrar, y es el Estado el que debe dar las primeras muestras de esa intención. Si bien el cambio de horario genera discusiones en la actividad privada, se podría imitar”, agrega. Y pone como ejemplo a la Municipalidad de San Carlos, donde se cambió el horario de atención (de 8 a 13) para buscar ahorrar un 20% de energía, según los dichos del intendente Jorge Difonso.

Por otra parte, se destaca que “no es uniforme el horario de la jornada laboral y de atención al público en las diferentes áreas del Estado, mientras que en algunos establecimientos educativos el horario de ingreso es a las 7.30 y en otros a las 8. En pleno invierno eso es de noche y muy frío para los educando, por lo que atrasar una hora su ingreso les permitiría a los alumnos ir de día a las escuelas, con menos frío e incluso más seguridad personal”.

Comentarios

comentarios