Hugo Moyano comenzó a aceptar que la mayoría de los gremios no lo acompañarán en la marcha del 21 de febrero y ya palpita un triunfo simbólico de Mauricio Macri.

“Al Gobierno le conviene una CGT subordinada y esto es lo que está logrando”, admitió el camionero aun dolido porque Carlos Acuña, uno de los 3 secretarios generales de la central obrera, se bajó de la marcha que el mismo había anunciado.

Acuña responde a Luis Barrionuevo, otro que acompañó a Moyano en el lanzamiento de un documento crítico del Gobierno, pero ahora lo dejó solo.

“Algunos son siempre oficialistas. A todos los que ustedes saben. Los históricos, los de siempre. No cambian, son así. Ahora están los que salen a decir”, se lamentó Moyano.

También apuntó contra el ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, “Dice que yo no tengo que hacer una marcha, que tengo que presentarme a la Justicia. Es todo verso todo lo que está diciendo”.

“Cuando la Justicia me reclame -si es que me imputan- voy a ir, porque nunca huí de la Justicia. ¿Ahora a qué me voy a presentar, si no estoy citado para nada, en nada, en absolutamente nada? Todo lo que dicen estos ignorantes es porque están sumándose a este ataque que estamos recibiendo permanentemente del gobierno”, consideró.

Y abogó por la unidad plena del peronismo. “Todo lo que tenga que ver con la unidad del peronismo me parece importante. A mí me preguntaron si se reuniría con Cristina a tomar un café y dije que sí, claro que sí… siempre y cuando al café lo pague ella”.

Comentarios

comentarios