Love es un tocadiscos con prestaciones modernas y un diseño actualizado que mantiene el encanto de los reproductores tradicionales.

Por ejemplo, se puede controlar con el móvil y entre otras opciones es posible saltar de canción. Para hacerlo, el cartucho de reproducción analiza el disco, detecta la velocidad de reproducción y dónde empieza y acaba cada canción. Además, puede transmitir el sonido a altavoces inalámbricos a través de Wi-Fi y Bluetooth.

Love, que fue creado por el diseñador Yves Behar, cuenta con una base, que se encarga de que el disco gire y el cartucho de reproducción con la aguja, dos partes fácilmente transportables.

Tiene una autonomía de “15 caras completas de LP de 12 pulgadas” y se recarga en una hora y media.

Por ahora sigue con la campaña de crowdfunding para financiar parte del proyecto y ya casi dobla el objetivo inicial. El precio de venta será de 299 dólares y llegaría antes de junio al mercado.

Comentarios

comentarios