Mientras que la inflación no se detiene y se proyecta por encima del 30% para fin de año, el índice de salarios mantiene una tendencia a la baja. Según datos del Indec, en los primeros cinco meses del 2018 se registró una baja salarial promedio del 3,6%.

A diferencia de lo que venía ocurriendo durante el 2017, el sector privado informal registró los menores aumentos de sueldo, con una caída del 0,9% mensual y un acumulado en lo que va del año del 5,2%. Cuando en enero de este año la suba interanual de los salarios de este sector era del 33,9%, en mayo cerró más de 10 puntos porcentuales por debajo al ubicarse en el 23,3%.

El sector público registrado marcó un alza mensual del 1,6% con un acumulado durante el 2018 del 9,1% y una variación interanual del 22,2%.

En tanto, el sector privado registrado fue el más pujante al incrementar los ingresos de los trabajadores en un 2,5% mensual, un 10,3% en los primeros cinco meses del 2018 y un 25,4% respecto a mayo del año anterior.

De esta manera, en sólo cinco meses los sueldos no registrados perdieron 6,7 puntos porcentuales, los del sector público lo hicieron en 2,8 puntos y los del sector privado formal en 1,6 puntos.

Al mismo tiempo, en mayo se registró la menor variación interanual salarial en ocho meses con un alza de sólo un 24%. Considerando que el Índice de Precios al Consumidor (IPC) para dicho período acumuló un aumento del 26,3%, la pérdida del promedio de los sueldos totales llega al 2,3% en términos interanuales.

Esta baja en los ingresos de la población se vería profundizada en los próximos meses, ya que la inflación de junio marcó un alza del 3,7% -acumulando un 29,5% anual-, la de julio se estima alrededor del 3% y la de agosto no sería menor dado los aumentos anunciados en luz, transporte, prepagas y combustibles, entre otros.

Comentarios

comentarios