La comuna de San Martín sigue adelante con un proyecto que tiene tres años y que le ha dado buenos resultados: se trata de la ordenanza que regula en la ciudad, la presentación de los buzos de promoción que hacen habitualmente los alumnos de los últimos años de las escuelas secundarias, una tradición que en el pasado ha tenido sus problemas, pero que desde 2016 se ha desarrollado sin inconvenientes, gracias a acuerdos entre la comuna y las escuelas.

“El intendente Jorge Gimenez fue el primero en advertir que el municipio debía involucrarse y que si no hacíamos algo como estado, en cualquier momento habría algún incidente realmente grave”, explicó Valeria Coria, subdirectora de Desarrollo Humano, el área a cargo del proyecto.

La idea nació con forma de ordenanza y más tarde, con un protocolo que acordaron la municipalidad con las escuelas y los alumnos, que establece algunas reglas a la hora de que los chicos salgan a la calle a presentar sus camperas de promoción.

“En el pasado hubo experiencias malas en las que no faltaron las peleas entre alumnos de distintas escuelas. Ese era el panorama y frente a la alternativa de prohibir la actividad, decidimos que lo mejor era intervenir y acordar con los chicos algunas reglas básicas, con la idea de que ellos no pierdan la alegría de mostrar sus buzos, pero que eso no termine con incidentes”, señalaron desde la comuna.

La ordenanza que es punta de lanza del proyecto fue una idea del concejal Martín Díaz, fue aprobada a inicios de 2016 y sirvió para comenzar a charlar con los chicos y los directivos: “Fueron dos años en los que se ha sumado mucha experiencia, pero fundamentalmente en los que se han presentado las camperas sin ningún tipo de problemas”, cuenta Coria.

El proyecto ha incluido charlas y talleres donde también participó la policía y Defensa Civil. En cualquier caso, la idea es que los alumnos entiendan que tienen derechos pero también obligaciones: “La palabra prohibido suele ser contraproducente con los adolescentes y por ahí, lo mejor es acordar ciertas normas”, sostienen en la comuna.

Participan nueve escuelas secundarias y entre los próximos objetivos de la comuna es sumar a las de Palmira. En todo caso y entre las reglas que fija el protocolo que acuerdan la comuna con las escuelas y los alumnos se establece un calendario para la presentación de las camperas, donde no pueden haber dos escuelas el mismo día.

También está prohibido el uso de la pirotecnia, el alcohol obviamente, pero también los carteles y banderas con consignas agresivas.

Los chicos recorren la ciudad mostrando sus camperas, pasan frente a otras escuelas y finalmente hay una desconcentración en el parque Sarmiento: “Este es el tercer año sin problemas, algo que para nosotros es muy importante porque cuando las cosas salen bien, parece que no es el trabajo de nadie, aunque si salen mal enseguida la culpa es del municipio”.

Mayo y junio son los meses en San Martín para la presentación de las camperas y a esta altura, ya son seis de nueve, las escuelas que han completado con la tradición.

Por último, cabe destacar que San Martín es el único departamento con una ordenanza que regula este tipo de actividades, que suelen repetirse en toda la provincia, con algunas situaciones complejas y lamentables, como suelen ser las peleas habituales entre alumnos de distintas escuelas, el bloqueo de las calles o las pintadas que enchastran muchos edificios públicos.

Comentarios

comentarios