Con la vorágine que se suceden los acontecimientos en este país pareciera que lo que vamos a mencionar ha pasado hace mucho tiempo, pero no, ocurrió hace tan sólo 5 días.

Nuestro espacio político de base humanista, nos impulsa a no dejar pasar lo acontecido en el Concejo Deliberante de La Paz, lo sucedido no fue sólo un mal rato “ a los que los políticos nos tenemos que acostumbrar”. No. Lo que pasó, merece que nos detengamos y reflexionemos.

“El trastorno del espectro autista (TEA) es una afección neurológica y de desarrollo que comienza en la niñez y dura toda la vida. Afecta cómo una persona se comporta, interactúa con otros, se comunica y aprende. Este trastorno incluye lo que se conocía como síndrome de Asperger y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado. Se lo llama “trastorno de espectro” porque diferentes personas con TEA pueden tener una gran variedad de síntomas distintos. Estas pueden tener problemas para hablar con usted y es posible que no lo miren a los ojos cuando usted les habla. Además, pueden tener intereses limitados y comportamientos repetitivos. Es posible que pasen mucho tiempo ordenando cosas o repitiendo una frase una y otra vez. Parecieran estar en su “propio mundo”.”

En Argentina 1 de cada 57 chicos padece TEA. El camino hacia el diagnóstico no es sencillo y una vez que se ha llegado al mismo, empieza el arduo trabajo de determinar qué terapia es la indicada para cada chico. Tampoco es sencillo hallar los profesionales y centros asistenciales con prestadores de estos tratamientos. Por lo que las familias de los chicos con TEA, son familias que conocen más que muchas la paciencia como el mayor acto de amor y la lucha diaria para que sus hijos tengan la mejor calidad de vida posible, lidiando con obras sociales, medicina prepaga, autorizaciones de estudios, la mirada juzgadora de aquellos que no entienden los episodios de los chicos y el constante dar explicaciones.

Nuestra sociedad no ha desarrollado la empatía con las personas con discapacidad, con condiciones médicas particulares. Nuestra sociedad debe desarrollarse en base al amor al prójimo, la solidaridad y el respeto a las diferencias… y los representantes del pueblo, lejos de llevar la bandera de la inclusión, representando a la totalidad de la población, usan las afecciones para mofarse, burlarse, chicanear. El concejal Bautista, a quien no podemos llamar Señor, avergüenza y horroriza a la ciudadanía, que demostró su repudio en todas las redes sociales que tuvieron a su alcance.

Diego Guzmán, la Coalición Cívica ARI Mendoza, lo acompaña, respalda y resalta la noble actitud con la que respondió ante semejante canallada.

Exhortamos a Guillermo Carmona como presidente del PJ Mendoza, a que pida disculpas públicas por los dichos del concejal de su bancada, lleve adelante las medidas disciplinarias que correspondan y se ponga a la cabeza de la concientización sobre TEA. De llevar adelante estas acciones, nosotros con respeto lo acompañaremos, pues generar conciencia y contribuir a una sociedad más empática, es una responsabilidad que nos cabe a todos los actores políticos.-

Comentarios

comentarios