Un mediodía caliente para el frente Cambiemos se pudo observar a través de las redes sociales hoy. Es que el gobernador Alfredo Cornejo, en calidad de presidente de la UCR, salió a cruzar a Elisa Carrió por haber minimizado al radicalismo y le dijo que “aporta menos a Cambiemos que las propinas que da”, en un extenso comunicado.

Inmediatamente, llegó el contraataque tuitero de la diputada, quien lejos de bajar la polémica le puso más leña al fuego.

Irónicamente le pidió disculpas al mandatario provincial, aduciendo que es un chiste que hace desde 20 años y dijo que en ese momento el “estaba en el kirchnerismo”. Una novela que promete más capítulos.

El cruce se produjo en Paraná, cuando la diputada nacional Elisa Carrió disparó chicanas hacia la Unión Cívica Radical. Al referirse a la alianza Cambiemos, de la cual es cofundadora, la líder de la CC-ARI expresó: “Yo no quiero cargos. Y nadie puede vencer al que no quiere nada. Si yo tuviera interés, habría una interna y no tengo interés en ningún cargo. En consecuencia, la alianza está asegurada. Y los radicales harán lo que nosotros digamos, ¿no es así (Atilio) Benedetti?”.

Inmediatamente generó las risas en el lugar, pero luego de dirigirse a su par en la Cámara de Diputados, quien estaba sentado en las primeras filas, la legisladora siguió: “Al final, los radicales tienen que reconocer que están con una exmiembro (del partido) que los maneja desde afuera ¡Es divino! ¡No saben! Es el mayor castigo por misóginos. Nos mandaban a las convenciones a servir empanadas y ahora los manejo yo desde afuera”.

Consultado sobre los dichos de Carrió, el diputado entrerriano pidió sacarle “dramatismo” al tema y resaltó que la referente de Cambiemos hace un “monólogo” en el que “la verdad que dice un montón de cosas, muchas importantes, y otras que están en la anécdota, incluso de broma”. “Son sus exabruptos a los que nos tiene acostumbrados”, manifestó Benedetti en diálogo con el canal América.

“No es nuevo que la doctora Carrió tiene problemas con la Unión Cívica Radical. A mí me parece que responde a algún resentimiento o algún problema que haya tenido en otra época, en su juventud, porque hizo referencia también a cuando ella en la organización partidaria se ocupaba de servir empanadas”, continuó el radical. Y agregó: “Creo que tiene un antiguo resentimiento con el radicalismo, quizás a través de nuestra estructura no pudo llegar a proyectarse como ella quería”.

Al recordar que en un evento realizado hace pocos días, Carrió llenó de elogios a Mario Negri, el jefe del interbloque oficialista en Diputados, el legislador analizó que “esto forma parte de la personalidad contradictoria de ella, yo lo pongo en esos términos”. “No lo considero ni una cosa seria ni importante”, sentenció.

Comentarios

comentarios