El precio de las naftas en todo el país aumentó este sábado un 5 por ciento, mientras que el del gasoil lo hizo 4,5 por ciento, lo cual pondrá más presión a la meta de inflación, cuyo cumplimiento se encuentra comprometido.

De ese modo, los combustibles acumularon un ajuste en torno al 18 por ciento en lo que va del año. Según fue anticipado por el Ministerio de Energía, en julio se dispondrá otro incremento, en ese caso de hasta 3% para todas las naftas y gasoils.

El ajuste que comenzó a regir este sábado, se dio por la suba de costos en la industria -particularmente el precio del crudo de referencia internacional BRENT-, la devaluación y el incremento en los biocombustibles, argumentó la cartera que conduce Juan José Aranguren.

En un comunicado, informó que los nuevos precios incluyen el traslado a precios del aumento del Impuesto a los Combustibles Líquidos y al Dióxido de Carbono del 6,7% establecido por la AFIP.

Explicó que a partir de las negociaciones entabladas con productores, refinadores y comercializadoras de combustibles se alcanzó un acuerdo para atenuar el impacto del incremento en los costos de la industria, la tasa de cambio y el valor de los biocombustibles.

“En los próximos dos meses continuaremos monitoreando la evolución del mercado para evaluar la continuidad de este acuerdo, su eventual modificación y/o efectuar las compensaciones que el mismo requiera”, subrayó.

Comentarios

comentarios