Una fábrica cementera de Las Heras, camino a Villavicencio, fue la sede de un procedimiento de la Justicia Federal, mediante el cual fueron incinerados tres mil kilos de marihuana, que fueron secuestrados en distintos operativos antinarcóticos durante 2016 y 2017.

El director de Lucha contra el Narcotráfico, Walter Cabrera, especificó que la sustancia destruida en un gigante horno de cinco pisos, se traduce en 800 kilos encontrados en un camión que trasladaba leña, otros 1.800 incautados en un operativo en el barrio Aeroparque de Las Heras, 200 que hallaron en un automóvil que volcó en Costanera meses atrás y otros 200 producto del narcomenudeo. La orden de quemar la sustancia aparece una vez que las causas son elevadas a juicio, como ocurrió con los procesos mencionados.

En ese sentido, el funcionario del ministerio de Seguridad detalló que en 2016 se secuestró marihuana por 1.654 kilos, en tanto que en lo que va de 2017 se han incautado 3.654 kilos. Esta situación la relacionó con una política nacional de “lucha contra el narcotráfico con medios, con gente, con controles fronterizos y con mucha tarea de inteligencia, que da estos resultados”.

Además, destacó que en los últimos meses disminuyó la cantidad de llamadas que reciben al denominado “Fonodroga”, lo que tradujo como una reducción de la mercadería para la venta.

Comentarios

comentarios