Un fuerte reclamo del Sindicato de la Alimentación se hizo sentir en la mañana de este jueves, frente a la sede de La Campagnola, en San Martín, donde hubo un reclamo por “despidos encubiertos” de la fábrica y también “por el pago de un “bono anual compensatorio por inflación”. La medida, que incluyó la obstaculización del ingreso a la fábrica, podría repetirse el lunes, ya que la protesta no tuvo respuestas y los manifestantes se retiraron del lugar sin haber sido recibidos.

“Estamos acá porque no tenemos respuesta de la fábrica, una empresa a la que le va muy bien, que el año pasado ha tenido grandes ganancias pero que no comparte esos logros con el personal, ya que La Campagnola se niega a pagar el bono compensatorio por inflación que ya pagó otros años”, señaló Antonio Moyano, delegado del Sindicato Zona Este.

Pero además de ese reclamo, Moyano denunció “el despido de compañeros que la fábrica hace ver como retiros voluntarios, pero que en realidad son espacios que ya no se ocupan”, dijo el sindicalista y aseguró que “hace cuatro años esta fábrica tenía 350 empleados de planta y ahora solo hay 150 obreros. Existe acá un cambio de mano de obra por tecnología que está dejando a mucha gente sin trabajo y a otros sin la posibilidad de conseguirlo”.

El Sindicato sostiene que en años anteriores, los empleados de La Campagnola recibieron un bono para compensar el desfasaje de la inflación, “pero este año la fábrica no quiere darlo. Estamos pidiendo un bono de 7.000 pesos pagadero en tres meses, pero no hemos tenido respuesta y por eso también es que surge esta protesta”.

Inicialmente, la queja del Sindicato se iba a realizar frente al centro de distribución de La Campagnola, que está en la ruta 7, a unos pocos kilómetros de la ciudad de San Martín, “pero los despidos del personal son en la sede central y por eso decidimos reclamar acá”, agregó Moyano e insistió: “En cuatro años bajó la cantidad de personal de planta y también la de contratados; además bajaron los meses de producción y también lo que aquí se trabaja que hoy solamente es el durazno”.

Ante la falta de respuestas, ya que el Sindicato no fue recibido en las oficinas de la fábrica, se anunció que la medida será repetida el lunes: “Acá no vas a ver a empleados, porque ahí nomás los marcan, en el reclamo estamos el Sindicato y los delegados, pero representamos a mucha gente que tiene temor de perder el trabajo, temor de ser reemplazada por una máquina y a eso nos estamos oponiendo”.

Desde la empresa no hubo ningún comunicado oficial, aunque una fuente cercana a Arcor aseguró que “no existe una política de despidos. La firma se encuentra bien y el flujo de personal es el habitual”. Además y respecto al bono compensatorio por la inflación, se supo que “ese tema es parte de la agenda de la paritaria, que está abierta y de la que participa el Sindicato. En ese ámbito es en el que se deben discutir los bonos”.

Comentarios

comentarios