El balance de los incendios voraces que han arrasado suburbios de Atenas subió repentinamente a 50 muertos después del hallazgo de 26 cuerpos carbonizados en una casa en Mati, al este del Ática.

Según este informe aún provisional, al menos 172 personas han resultado heridas, entre ellas 11 de gravedad.

Los cuerpos de las víctimas hallados en una casa estaban abrazados y carbonizados, según observó un fotógrafo de la AFP el martes en la mañana.

Al parecer no lograron llegar al mar que está muy cerca para protegerse del incendio, estimaron los bomberos tras indicar que el incendio se apaciguó en Ática pero que en Kineta, a unos 50 km al oeste de Atenas, seguía muy activo.

Alrededor de Atenas, la mayoría de las víctimas se registraron en Mati, un balneario situado a unos 40 km al este de la capital, donde hay numerosas viviendas rodeadas de bosques de pinos.

Casi todas las víctimas “murieron en las viviendas o en los autos”, declaró el portavoz del gobierno griego Dimitris Tzanakopoulos.

Al menos cuatro personas fueron halladas muertas en el mar, adonde escaparon cuando el avance de las llamas obligó a los residentes a correr a las playas en pánico. Las autoridades portuarias, indicaron a la AFP que se trataba de tres mujeres y un niño.

El ministro del Interior Panos Skurletis indicó en la televisión pública ERT que las autoridades “siguen buscando si hay otros desaparecidos”.

“El infierno de Dante”, tituló el martes el diario Ta Nea (oposición centrista), “Ática en cenizas”, resumía por su parte el diario de centro-izquierda Ethnos.

El país vive una ola de calor, con temperaturas de hasta 40 ºC, y según los servicios meteorológicos las condiciones seguirán siendo complicadas este martes.

Comentarios

comentarios