El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció el llamado a elecciones generales anticipadas para el 28 de abril, tras sufrir esta semana una derrota a su proyecto presupuestario que dejó en evidencia las dificultades para gobernar en minoría parlamentaria.

“La disyuntiva es clara como Gobierno y como presidente (del Gobierno). O continuar gobernando con unos presupuestos que no son los nuestros o bien creer que España no tiene un minuto que perder, que necesita avanzar, no dar pasos hacia atrás, empeñar todo su esfuerzo en abordar todos los desafíos”, dijo en una declaración el político socialista, aludiendo a la posibilidad que tenía de seguir en el poder prorrogando las cuentas del Gobierno anterior del conservador Partido Popular.

“Estoy convencido de que es posible recuperar la política útil para la ciudadanía (y) dar la espalda a la crispación en este país”, añadió Sánchez, en velada referencia al resurgimiento de las divisiones por el conflicto independentista en Cataluña.

El Congreso español rechazó esta semana el proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2019 después de que los partidos independentistas catalanes en el Congreso rechazaran apoyar al Ejecutivo.

Fuentes políticas han indicado que Sánchez quería una votación cuanto antes para pasar página de la derrota parlamentaria y movilizar al electorado de izquierda contra el auge del grupo de ultraderecha Vox, que a fines del año pasado dio con su apoyo el poder en el gobierno de Andalucía al Partido Popular y Ciudadanos, una alianza que los analistas consideran posible a nivel nacional.

Comentarios

comentarios