Nuevas salas de espera en el nosocomio más importante de la Zona Este

La segunda gran ampliación del hospital Perrupato está terminada y el proyecto total, que comenzó hace casi cuatro años y que se dividió en dos etapas, ha significado para el hospital de San Martín, su ampliación más importante desde que el nosocomio inauguró en su actual edificio allá por 1991.

En 2018, el Perrupato logró sumar algo más de 1.500 metros cubiertos a las áreas de Oncología, Neonatología y Rehabilitación y tras esa inauguración, que significó la primera etapa de un proyecto global que pretendía aumentar en un 20% la superficie del Perrupato, comenzó una nueva obra, que está terminada y que llevó a construir por fuera del Perrupato nuevas instalaciones para trasladar el buffet y la farmacia pero especialmente, una veintena de consultorios externos.

“Cuando abrió el Perrupato, allá por 1991, en este edificio había 220 camas de internación y en la actualidad, curiosamente solo hay 200”, señaló a Arriba el Este su director, Omar Dengra: “Hay menos camas y lo que ha ocurrido es simple, en todo este tiempo el hospital sumó servicios, personal y residencias pero muchos de esos espacios se ganaron a costa de las salas de internación”.

Así las cosas, uno de los objetivos que permitirá la habilitación de la nueva ala es mudar allí buena parte de los consultorios internos y también la farmacia y el bufet, traslados que permitirán no solo ganar espacios y recuperar para los pacientes el total de las salas de internación, sino que también va a permitir disminuir drásticamente la cantidad de gente que circula por el interior del hospital.

Hoy, alguien que quiere ir a tomar algo al bufet del Perrupato o que tiene una receta para la farmacia cruza todo el hospital por dentro: “Muchas veces hablamos de familias completas o de tres o cuatro personas por internado; lo mismo ocurre con los consultorios externos, a los que viene un paciente pero llega con los hijos, con la madre o con un amigo.

La idea es que toda esa gente no tenga necesidad de circular por dentro del hospital y es por eso que esas áreas quedarán fuera del edificio principal de Perrupato”, explicó Dengra.

El proyecto de ampliación que demandó casi cuatro años apuntó a fortalecer el costado más flaco que mostraba el Perrupato, como era la falta de espacios que en la última década y con la suma de nuevos servicios, se volvió crítica, al punto que las encuestas de conformidad que periódicamente realiza el Perrupato indican que la prestación del hospital es muy buena, pero la percepción que se tiene es mala.

Es decir, que la gente se va satisfecha pero seguramente tuvo que esperar de pie o ser atendida en consultorios diminutos y tabicados.


“El Perrupato es el hospital cabecera de la región y sin dudas, que su ampliación y la reorrganización de espacios y servicios va a contribuir a que la atención mejore significativamente”,  comentó el médico Raúl Rufeil, concejal y candidato a intendente por Cambia Mendoza en San Martín.

La obra total, que incluye las dos etapas demandó una inversión superior a los 130 millones de pesos y la última etapa del proyecto, que ya está terminada, será inaugurada durante la semana que viene, según anunció el propio director del hospital.

Comentarios

comentarios