Una feroz tormenta de viento y granizo afectó este sábado a Santa Rosa, especialmente a zonas de La Dormida, en el límite con Las Catitas, donde según las primeras evaluaciones algunas de las pérdidas ascienden al 100% de los cultivos.

“Fue una tormenta muy fuerte que precipitó granizo, pero que vino además acompañada por un viento huracanado y eso complicó todavía más el panorama”, explicó Cristian Contreras, director de Desarrollo Económico del municipio.

La tormenta granicera precipitó en la tarde del sábado y pasadas las 18; la zona más afectada por la piedra y el viento fue una franja de un par de kilómetros de ancha que se ubicó en Las Catitas, cerca de La Dormida y que se movió de sur a norte: “Comenzó a crecer a unos siete kilómetros de la ruta 7 y cuando llegó hasta allí perdió intensidad”, señalaron desde la comuna, donde hicieron una primera evaluación de los daños durante la noche del sábado y los trabajos siguieron en la mañana del domingo.

“Son datos preliminares, pero podemos dar certeza de que en algunas fincas, las pérdidas van del 70 al 100 por ciento”, confirmó Contreras y completó: “La evaluación final de los daños estará lista en los próximos días, pero ha sido una tormenta dañina”.

Así, la zona más afectada dentro de la franja por la que se movió la tormenta fue la de Los Lotes y Colonia Sur: “Si bien hay zonas de campos incultos, también hay muchas propiedades en producción”, dijeron desde el municipio.

Si bien los datos finales sobre las pérdidas que arrojó la tormenta de granizo en Las Catitas se conocerán con el paso de los días, desde este lunes los productores afectados pueden arrimarse por la comuna para radicar la denuncia correspondiente. Al respecto, el municipio recordó que “es necesario que los productores hagan la denuncia, más allá de si están o no al día con el seguro agrícola”. También hay que tener en cuenta que hay un plazo de diez días para hacer el trámite.

“Hoy no podemos decir qué cantidad de hectáreas se han visto afectadas, pero sin dudas fue una tormenta que trajo muchos problemas y una gran preocupación”, comentaron en el área de Desarrollo Económico.

Sin embargo y a la par del lamento de los productores afectados por el granizo, se supo también que la tormenta llevó alivio a los productores de ganado, que con el agua caída el sábado vieron cortarse una sequía que llevaba ya más de medio año.

“De algún modo ha sido una mala y buena noticia al mismo tiempo”, explicó Contreras y completó: “Porque por un lado tenemos a los viñateros y productores agrícolas que han visto dañados sus cultivos, pero por otro y después de más de siete meses sin una lluvia importante, el agua de este sábado llevó tranquilidad a muchos productores de ganado”.

Comentarios

comentarios