Tras la muerte de Néstor Kirchner, a fines de 2010, Cristina Kirchner le mostró a Amado Boudou, quien en su momento era ministro de economía, un cuaderno con detalles de las “recaudaciones” que había anotado su esposo.
En esa reunión que fue en Casa Rosada, la expresidenta le reveló una serie de irregularidades que partieron desde organismos públicos como el ministerio de Planificación, a cargo de Julio De Vido. Durante el encuentro hablaron entre otros temas de la ex-Ciccone Calcográfica, por cuya venta Boudou fue recientemente condenado a 5 años y 10 meses de prisión.

Esta nueva revelación surge en medio del escándalo que se dio a conocer por las anotaciones que hizo Oscar Centeno, exchofer de Roberto Baratta. En sus documentos, Centeno detalló el pago y reparto de coimas durante el kirchnerismo para financiar las campañas electorales de Néstor y Cristina Kirchner, que de acuerdo a las anotaciones se quedaban con plata de recaudación ilegal, producto de sobornos de empresarios tanto del sector energético como vinculados a la obra pública.

“¿Vos que tenés, Amado? Decime la verdad”, le preguntó Cristina a Boudou, de acuerdo a la reconstrucción del encuentro que hizo Clarín. “Lo que ya sabés… el tema de la imprenta Ciccone. Con Néstor habíamos arreglado que se la quitábamos a Boldt”, dijo. Boldt es de las compañías más grandes del negocio del juego y había alquilado la planta de Ciccone con permiso de la Justicia, que habilitó la medida porque la Calcográfica había entrado en concurso de acreedores. Ciccone es una de las catorce empresas del mundo con capacidad para imprimir papel moneda, documentos, pasaportes, acciones y cheques.

En la reunión también Boudou le explicó a Cristina que las gestiones con la empresa “estaban bien” y que había una inversora belga que absorbería la Calcográfica. Hacía referencia a The Old Fund, la sociedad liderada por el abogado Alejandro Vandenbroele, que tiene nacionalidad del país europeo, y que el martes fue condenado a 2 años de prisión en suspenso en el juicio por Ciccone. Para la Justicia, era el testaferro del exvicepresidente K y actuaba en la compañía impresora de billetes en representación de Boudou.

Comentarios

comentarios