Vecinos del barrio Villa Adela, de Palmira reclamaron, primero frente a la sede y más tarde ante un grupo de concejales, por la falta de calefacción en el centro de salud de la zona, que no tiene gas desde hace más de dos meses, cuando un grupo de vándalos dañó el medidor, que hasta el momento no ha sido repuesto.

“Lo que está pasando en el centro de salud es que no hay gas y tampoco calefacción. Se trata de un problema grave porque estamos hablando de un espacio en el que se debe atender a pacientes, que lo primero que hacen es pasar frío”, comentó Mario, uno de los vecinos que encabeza el reclamo.

El centro de salud de Villa Adela atiende además a una extensa barriada en las afueras de Palmira, compuesta principalmente por vecinos del barrio Néstor Kirchner y Colonia Tracción, dos poblados humildes que disponen de esa sala como primer y principal centro de atención de la salud.

Desde el Concejo confirmaron que el problema surgió luego de que unos vándalos dañaran el medidor de gas, que nunca fue repuesto, una tarea que le corresponde a la Departamental de Salud y no a Ecogas, tal y como algunos vecinos suponen.

Eso ocurrió hace ya un par de meses, cuando llegaron los primeros fríos y la enfermera y la médica de la sala, tuvieron que conformarse con atender más abrigadas. “Para tratar de paliar la situación, en el centro de salud se calefaccionaron un tiempo con estufas eléctrica, pero el cableado eléctrico es muy viejo y no resistió”, contó un vecino, al recordar el cortocircuito que hubo en la instalación hace un par de semanas y que dejó a toda la sala sin servicio eléctrico.

Si bien el radicalismo sostiene en el Concejo que el problema eléctrico ya fue solucionado, los vecinos aseguran que “solo en parte, porque la sala de pediatría sigue sin luz y los chicos se atienden en la enfermería”.

Desde el bloque de Cambiemos sostienen que el problema se va a solucionar en el corto plazo y que el servicio de gas va a ser conectado nuevamente, pero el peronismo espera hechos más que palabras: “Ya hemos escuchado que se iba a solucionar lo del gas y han pasado dos meses”, resumen.

Mientras tanto, los vecinos del villa Adela y los barrios aledaños insisten en la necesidad de reponer el sistema de calefacción: “Los que más lo sufren son los ancianos y los niños, precisamente los más vulnerables a las bajas temperaturas”, cerró una vecina.

Comentarios

comentarios