Al menos 24 personas murieron tras el descarrilamiento de un tren en el noroeste de Turquía, lo que representa el accidente ferroviario más mortífero en este país desde 2004, según el nuevo balance oficial anunciado este lunes.

El tren tansportaba a 362 personas desde la localidad de Kapikule, en la frontera con Bulgaria, hacia Estambul, cuando descarrilaron seis vagones a la altura del pueblo de Sarilar.

El viceprimer ministro turco, Recep Akdag, anunció este lunes por la mañana que 24 personas fallecieron en el accidente y que también había decenas de heridos.

La ministra de Sanidad, Ahmet Demirca, indicó que 318 heridos recibieron atención médica en hospitales tras el accidente, y que 124 de ellos aún siguen ingresados este lunes, según declaraciones citadas por medios turcos.

Las operaciones de rescate terminaron este lunes por la mañana, anunció el vicreprimer ministro turco.

El Ministerio de Transportes explicó en un comunicado que el descarrilamiento se produjo por las abundantes lluvias que dañaron el estado de las vías.

El tren parecía circular en una vía antigua, con un único sentido.

El ministro de Transportes, Ahmet Arslan, precisó que revisaron los rieles en abril.

Más de 100 ambulancias se desplazaron al lugar del accidente, declaró un responsable del Ministerio de Sanidad, Eyup Gamus, en la cadena de televisión pública TRT Haber.

Comentarios

comentarios