Había algún indicio de que la cosa podía terminar mal y por eso, previo a la lectura de la sentencia por el crimen de Américo Honorato (58), la sala se llenó de policías, no solo para custodiar a los siete imputados, sino para tener bajo control a familiares de ambas partes. Finalmente ocurrió lo que se temía y la lectura del fallo del tribunal terminó en escándalo, cuando familiares de la víctima, molestos por dos absoluciones que incluyó la sentencia, intentaron agredir al fiscal y a los miembros del jurado.

“Son unos hijos de puta (sic). A mi hermano lo arrastraron en su camioneta y fueron todos ellos, todos son responsables pero resulta que van a dejar a dos sueltos”, gritó una mujer, en medio del forcejeo con policías y apoyada por el enojo de otros familiares. El tumulto terminó con el desalojo de la sala y la salida rápida de los tres jueces, el fiscal y el grupo de abogados por otra puerta.

El fallo fue leído durante el mediodía de este miércoles e incluyó pena de prisión perpetua para tres de los siete acusados: Juan Quintero, Franco Sisterna y Miguel Agüero a los que el tribunal consideró coautores del delito de homicidio criminis causa en concurso real con robo agravado.

También fueron condenados Victoriano Quintero, que recibió veinte años de prisión como partícipe secundario y su hermano Jorge, al que le dieron quince años de cárcel. Por último, y lo que enfureció a los familiares de Américo Honorato, fueron las absoluciones que, por el beneficio de la duda, recibieron Carlos Quintero y Jorge Palacio, contra quienes los jueces no tuvieron pruebas suficientes para relacionarlos con el crimen. “Cuando se habla de un homicidio es necesario que el tribunal no tenga dudas sobre la participación del acusado, ya que se trata generalmente de una pena muy grande y no hay cosa peor que enviar a un inocente a la cárcel”, comentó una fuente, que justificó así la decisión del tribunal, presidido por Viviana Morici e integrado por Eduardo Orozco y Victoria Franano.

En cualquier caso y mientras se leía la sentencia, comenzó el descontento de los familiares de Honorato, que primero se molestaron con la condena a quince años que recibió Jorge Palacio pero estallaron de bronca cuando se conocieron las dos absoluciones. Los disturbios comenzaron con insultos hacia el tribunal y el fiscal, pero enseguida vinieron los empujones con la policía, que tuvo que desalojar la sala en medio de un gran tumulto.

“A mi hermano lo mataron entre todos y estos jueces van a dejar libres a dos. Cualquiera en el barrio sabe que fueron todos ellos y lo justo es que se los condene a todos”, contó un familiar de Honorato, ya en la explanada de los tribunales, cuando el grupo había sido sacado por la fuerza del edificio.

Los jueces, el fiscal y los abogados salieron del edificio un rato más tarde, por otro costado, para evitar el contacto con los familiares de Honorato que seguían en el lugar, exigiendo explicaciones para un fallo que consideraron injusto.

Comentarios

comentarios