La fuerte escalada del dólar golpeó a uno de los sectores de mayor crecimiento: el de los préstamos hipotecarios, especialmente los indexados en UVA. Es por eso que el presidente Mauricio Macri anunciará en los próximos días medidas destinadas a relanzar los créditos hipotecarios UVA.

Una de las decisiones será ponerle tope a la cuota que pagan quienes ya contrajeron una deuda con este crédito. Es decir que el pago mensual tendrá un límite que no podrá superar en más de 10 puntos a la variación del índice de salarios.

Al llegar a ese techo, la diferencia se capitalizará. El tomador del crédito pagará ese saldo con el resto del préstamo, según fuentes de TN.com.ar. Serán cifras pequeñas que, en la práctica, deberían ser poco significativas en el prorrateo a 19, 20, 25 o 30 años.

Esto regirá para los créditos por otorgarse y para los que están en curso. Si bien aún no está todo definido, lo más probable es que los bancos implementarían el nuevo régimen de manera automática y compulsiva, para todos.

Eventualmente, el deudor podrá adelantar cuotas si no quiere incrementar su deuda.

Este nuevo cálculo será complementario a la “cláusula gatillo”. Si la diferencia entre la cuota actualizada por inflación y la cuota actualizada por salarios es de 10%, el cliente podrá exigir al banco ampliar el plazo de devolución.

Comentarios

comentarios