El gobernador Alfredo Cornejo volvió a San Martín por segunda vez en menos de 15 días, y en plena campaña por la elección de Raúl Rufeil como intendente, ahora dejó inaugurado un sistema de riego en el norte del departamento, que costó casi mil millones de pesos.

Cornejo, que evitó hablar con la prensa sobre temas de política estuvo acompañado sin embargo por su candidato a vice, el intendente de Junín Mario Abed y por el propio concejal Rufeul, en una clara muestra de que la campaña está a toda marcha y que el gran objetivo de la UCR es destronar al peronismo de San Martín, departamento que Jorge Gimenez gobierna desde hace cuatro periodos y aspira a un nuevo mandato.

La obra que dejó inaugurada Cornejo costó 916 millones de pesos, se financió a través del BID y es una ingeniería hídrica que apunta a optimizar el uso de agua para riego, que en este caso beneficia a unas 29 mil hectáreas de San Martín y también de zonas de Lavalle.

“Estas obras van permitir sostener nuestros cultivos y hacerlos rentables, en medio de una cambio climático que ha venido para quedarse”, dijo Cornejo durante su discurso, acompañado también por Sergio Marinelli, titular de Irrigación y por el secretario de Gobierno de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etcheveher, quien destacó la importancia de este tipo de obras: “Es una cuenta corriente en agua, es decir que el productor la usa cuando la necesita. Se trata de un cambio cultural tremendo a la hora de regar cultivos”.

Los trabajos benefician 29.000 hectáreas de cultivos e implicaron la impermeabilización del 5º y 6º tramo del canal San Martín, que riega todo el norte del departamento y zonas de Lavalle. En total, son casi 110 kilómetros de canales secundarios e hijuelas, más otros 16 de entubamiento, para los tramos donde el canal atraviesa zonas urbanas o suelos malos.

“Es un trabajo importante, porque un canal de tierra desperdicia mucha agua y mientras más al norte de San Martín, es peor porque llega menos agua”, explicó Emilio Gómez, productor de Tres Porteñas, una de las zonas beneficiadas por esta iniciativa. Efectivamente, los cálculos marcan que en un canal de tierra se filtra hasta un 30% del riego que transporta.

Pero además y debido al cambio climático, la impermeabilización de los canales no alcanza hoy para garantizar agua en los cultivos y por eso, ya en tiempos de Francisco Pérez, Irrigación comenzó a construir tres enromes reservorios de agua, de 40 hectáreas y capacidad para un millón de metros cúbicos, una estructura que redefine el sistema de riego en la zona y que también quedó listo.

Rufeil, que estuvo en el acto junto al gobernador subrayó la importancia de este tipo de trabajos y lo que implica para los casi 1.200 regantes de la región beneficiados: “Con estos grandes reservorios se apunta a almacenarla cuando no se ocupa y a entregarla según la demanda y el cultivo”.

Así, los reservorios permitirán avanzar en el cultivo de hortalizas, que precisan un riego más continuo que el de la vid y que hoy es posible solamente gracias al uso de agua de pozo (subterránea).

“Según la zona, los turnos de riego son cada 15 ó 20 días, con un caudal que merma mientras más nos alejamos del dique Cipolletti que es el que larga el agua”, comentó un productor. Así, la idea es que a partir de estos reservorios el productor cuente con un caudal estable y entre turnos.

La obra en su conjunto beneficia en San Martín, a productores de Tres Porteñas, El Divisadero y El Central; en Lavalle, a cultivos de Gustavo André y Costa de Araujo. Los productores beneficiados pagan el 60% de la obra a valores estables y en un plazo de 25 años.

Comentarios

comentarios