Agentes de la FIFA se hicieron presente en el bunker que tiene la Selección argentina en Bronnitsy para someter a seis jugadores a un control antidoping sorpresa. Es una modalidad común dentro del certamen.

La visita inesperada ocurrió luego del entrenamiento. En esta oportunidad, los elegidos al azar para las pruebas fueron Lionel Messi, Nicolás Otamendi, Eduardo Salvio, Marcos Acuña, Paulo Dybala y Franco Armani.

La idea de los controles sorpresa de la FIFA es tomar por desprevenido a los planteles que participarán del Mundial de Rusia. De esta manera, si algún futbolista consume una sustancia prohibida no puede especular con eliminarla de su organismo para el día del partido.

Comentarios

comentarios