Luego de un cuarto intermedio de más de tres horas, durante el cual, el tribunal debatió la sentencia que dictaría, el ex intendente de Santa Rosa, Sergio Salgado, fue condenado en la siesta de este lunes a cinco años de prisión, por delitos de corrupción, en perjuicio del municipio que tuvo a su cargo.

La sentencia del tribunal, presidido por Armando Martínez, Viviana Morici y Zaida Landini, incluyó condenas para tres de los ex funcionarios de Salgado y la única absolución de Gisella Ruggeri (38), quien fuera secretaria privada del intendente y que había llegado a juicio también acusada, junto al resto de los santarrosinos.

Salgado se mostró muy molesto con el resultado del fallo y hasta culpó al Gobierno provincial por un supuesto llamado telefónico a los jueces: “Yo solo quería justicia pero finalmente hubo un llamado desde arriba para condenarme”, aseguró Salgado quien fue a fondo en su acusación y le pidió al gobernador Cornejo que “se ocupe mejor de los pobres, porque cada vez hay más”.

Las defensas de los cuatro condenados coincidieron en algo, todos apelarán el fallo del tribunal: “Hay cuatro causas distintas y tengo que ver los fundamentos de los jueces, pero sin dudas que estoy en contra de este veredicto”, dijo el abogado de Salgado, el doctor Carlos Moyano e insistió: “Esta batalla no está perdida, estoy convencido de la inocencia de Salgado y voy a apelar el fallo”.

Hay que recordar que son cuatro las causas que llevan el nombre del ex intendente y por las que fue condenado:
Administración infiel, por la emisión de cheques en la compra trucha de combustible al lubricentro Tirasso, empresa que nunca fue proveedora de la comuna. En esta causa y junto con Salgado, fue condenado a tres años de prisión en suspenso el ex jefe de Hacienda de Santa Rosa, Franco Ojeda.

Por concusión en el manejo que la comuna hizo de los fondos que generó la playa de estacionamiento de La Salada y en el que uno de los testimonios que más complicó al grupo fue el de la ex pareja de Salgado, Bárbara Dorcemaine, quien aseguró que en la casa que compartían a las afueras de Santa Rosa, se guardaba la recaudación de la playa de La Salada en una caja de zapatos.

Por este delito y como partícipes necesarios también fueron condenados a tres años de prisión, el concejal Marcial Ibarra y a dos de cárcel, ambos casos en suspenso, el ex jefe de Acción Social, Flavio Araya.

También, Salgado fue condenado por malversación de caudales públicos, en un proyecto para construir una planta de destete con fondos del Iscamen, un proyecto que nunca se realizó y, finalmente, por desobediencia, al no haber contestado pedidos de informes de la Fiscalía de Estado.

Pese a que la condena impuesta por el tribunal es de cumplimiento efectivo, Salgado permanecerá en libertad, al menos por el momento, ya que la sentencia aún no está firme y la defensa anunció que apelará el fallo.

Quien se mostró conforme con el resultado de la sentencia es el fiscal Sebastián Capizzi, encargado de llevar adelante la acusación contra el ex intendente y su equipo: “Logramos que el tribunal se convenza de los actos de corrupción que fueron gestados y concretados en la municipalidad de Santa Rosa, bajo el dominio conceptual y funcional del ex intendente Salgado”, dijo y completó: “Creo que es el principio del cambio de un paradigma en cuanto a la impunidad de la corrupción, marca un hito institucional en Mendoza y para toda la provincia”.

Comentarios

comentarios