Finalmente y luego de una idea que se puso en marcha a mediados del año pasado con la compra de una bodega en quiebra, la comuna de Junín arrancó con su propia cosecha y en la mañana de este martes entró al establecimiento el primer camión con uva para la molienda.

El proyecto comenzó hace poco más de ocho meses, cuando el municipio se hizo cargo de la deuda de algo más de 11 millones de pesos de la firma Pedro Carricondo e Hijos SRL, con la idea, según explicó el intendente Mario Abed, de crear a partir de esa bodega una herramienta para que los pequeños productores y contratistas del departamento tuviesen la posibilidad de elaborar sus vinos.

La comuna hizo luego una millonaria inversión para reparar y actualizar als condiciones de una bodega que llevaba más de diez años cerrada y en los últimos días, como una nueva etapa de ese proyecto, el municipio anunció una línea de créditos a tasa cero para cosecha y acarreo, destinada a los contratistas del departamento. Una idea en la que la comuna invirtió 20 millones de pesos de su presupuesto y a la que se sumó el municipio de Rivadavia con una propuesta similar, en una oferta que en conjunto, incluye a ambos departamentos y tiene un convenio con media docena de bodegas.

Como resultado de todo ello, en la mañana de este martes ingresó a la bodega municipal de Junín el primer camión con uva para la molienda proveniente del procentaje de uva de un contratista. “Hemos puesto una herramienta en mano de los productores pero especialmente de los contratistas, que son el eslabón más frágil en toda la cadena”, explicó Abed y siguió: “Ofrecemos un crédito para cosecha a tasa cero a condición de que elaboren sus vinos en la bodega municipal”.

Así y según datos de la Dirección de Desarrollo Económico de la comuna, ya hay algo más de 200 contratistas de Junín que están interesados en el proyecto y otro tanto ocurre en la comuna de Rivadavia. Así hay una media docena de bodegas que, por convenios con las comunas van a recibir las uvas de los contratistas que tomen los créditos, entre ellas la de la comuna de Junín.

“Nuestro departamento se apoya en una economía de la producción y especialmente de las vides y los vinos. Tenemos casi 1.600 productores en Junín y la mayoría de ellos son pequeños propietarios de menos de diez hectáreas. Cuando a ellos les va bien a todo el comercio del departamento les va bien”, explicó el intendente.

Así y teniendo en cuenta la crisis por la que atraviesa el sector, donde la rentabilidad de la actividad está amenazada, las comunas de Junín y Rivadavia salieron a ofrecer un crédito a tasa cero para los contratistas. “Hay seis bodegas involucradas que van a recibir estas uvas, una de ellas es la municipal de Junín”, explicó el intendente de Rivadavia Miguel Ronco.

La bodega municipal “Raíces de Junín” tiene capacidad para seis millones de litros de vino y el municipio aspira a realizar su primera exportación de mosto en abril: “El contratista se asocia con la comuna y va a recibir su parte de la venta, que será liquidada a precio del dólar en el momento de realizar la comercialización. Estaos tratando de darle herramientas para que haga valer su producción”, dijo Abed.

Comentarios

comentarios