El terrible accidente que en la noche del lunes se cobró la vida de cuatro personas en la ruta 153, que une a Las Catitas con Monte Comán, llamó la atención sobre el estado de ese camino, que alterna tramos en buen estado con otros en muy malas condiciones.

Si bien el choque entre un Fiat Siena y un camión Iveco cargado de vino ocurrió en el kilómetro 42 de esa ruta, que muestra buenas condiciones y de asfalto y señalización, los camioneros que habitualmente circulan por allí advierten que “no hay que confiarse. El problema de esta ruta es la fatiga que te lleva a perder el control y el mal estado, que hace que te vayás del camino. Por cualquier motivo podés terminar muerto”, contó Ricardo, uno de los camioneros que primero llegó al lugar del accidente.

El choque ocurrió en la noche del lunes, pasadas las 22:30 cuando, según la policía, el conductor al mando de un Fiat Siena perdió el control del auto tras morder la banquina y se fue contra el otro carril, donde chocó de frente con un camión que circulaba hacia el sur de la provincia.

Como resultado de ese impacto murieron en el lugar los cuatro ocupantes del auto, que viajaban desde General Alvear: Ángel Bravo (62), Carina Fabiana Adaro (45), Rubén Bravo (59) y Guillermina María Andrada (43); en tanto que el conductor del camión, un hombre de 48 años que transportaba vino hacia el sur de la provincia, resultó con lesiones leves, pero sufrió un shock nervioso debido al momento vivido, por lo que terminó internado en el hospital Perrupato, donde se recupera.

Uno de los problemas más graves que muestra la ruta 153 es la falta de mantenimiento, que en muchos de los tramos no ha pasado de un simple bacheo. Así, los 150 kilómetros que separan a Las Catitas de Monte Comán muestran largos tramos intransitables, donde los pozos, la ausencia de banquina e incluso de cartelería, hacen del viaje por el lugar todo un riesgo.
La ruta 153 se extiende entre el distrito santarrosino de Las Catitas y Monte Comán, en San Rafael, y su recorrido implica una alternativa al eje de rutas 40 – 143, que une a Mendoza con San Rafael. Además de ahorrar algunos kilómetros, muchos vehículos de carga optan por la 153 debido a los escasos controles existentes.

Circulan por allí muchos vehículos y más de un millar de camiones cada día, por lo que mejorar el estado del camino se hace una tarea impostergable. Desde Vialidad aseguran que la obra está licitada, que hay un presupuesto de 109 millones de pesos para reparar 35 kilómetros, que serán los que en peor estado se encuentren y que la obra implica el mejoramiento de las banquinas y toda la señalización, tanto la vertical como la horizontal.

Jorge García Salazar es consejero de Vialidad y asegura que los trabajos de reparación de la ruta 153 comenzarán en poco más de un mes: “La obra ya fue licitada, hay dinero disponible para ese trabajo y se presentaron nueve empresas. Vamos a hacer un trabajo que hace años no se hace en ese camino y es empezar a recuperar los tramos más destruidos”.

Comentarios

comentarios