La calle Míguez conecta grandes zonas productivas de San Martín y Junín, por lo que se ha transformado en un camino vital para el desarrollo productivo de la región. En su tramo más importante conecta a la ruta 60 con la 7 y pese al valor que tiene para la zona, durante los últimos 30 años prácticamente no había recibido mantenimiento y el pésimo estado de su asfalto era el reclamo principal de los vecinos.

Todo eso está cambiando, luego de que Vialidad Provincial finalmente decidió reparar el camino a nuevo, con una inversión de 25 millones de pesos. Los trabajos comenzaron hace unos cuatro meses, hoy se encuentran avanzados y según Vialidad, la obra estará lista en unos 40 días más.

Pero el histórico mal estado del asfalto no es el único problema que ha mostrado la calle Míguez ya que se suman la falta de luminarias y la casi completa ausencia de cartelería. Todo este combo ha llevado a que ese camino se haya vuelto una arteria peligrosa.

El último de esos accidentes ocurrió precisamente en la noche de este lunes, cuando un motociclista que circulaba hacia el sur, falleció al impactar de frente contra una camioneta. La víctima, que murió en el lugar del accidente fue identificada como Pedro Agüero, un hombre de 65 años y el accidente ocurrió pasadas las 21, a unos cien metros al sur del cruce ferroviario.

Jorge García Zalazar es delegado de Vialidad y subraya que “en un camino en construcción, la velocidad debe ser de unos 30 kilómetros por hora, porque habrá tramos buenos y otros no tanto. Lamentablemente, muchos conductores no hacen aso”.

Desde Vialidad sostiene que los trabajos están “muy avanzados”, que ya se logró remover la totalidad del asfalto viejo y que hoy se trabaja en la imprimación del camino para luego avanzar con el reasfaltado: “Tenemos los ocho kilómetros del camino con el viejo asfalto removido y a esta altura ya hemos imprimado unos cinco kilómetros”, explicó el delegado de Vialidad y completó: “Esta semana vamos a comenzar con el asfaltado que será desde la ruta 7 hacia el sur”.

García Zalazar dice que el trabajo de asfaltado es “relativamente rápido” y que en “unos 40 días tendremos listo todo el trabajo”. Tanto los vecinos de la zona como los intendentes de Rivadavia, Junín y San Martín de los últimos 30 años han reclamado por esta obra, pero también por la iluminación y la señalización del camino, una tarea que Vialidad realizará en las próximas semanas.

Comentarios

comentarios