Cada vez es menor el número de personas que usa Facebook como fuente de noticias, aunque Mark Zuckerberg luche para evitarlo. Sin embargo, según un informe de la Universidad de Oxford, aumenta la cantidad de gente que usa WhatsApp para compartir y debatir noticias con amigos y familiares.

“Los consumidores están siendo alentados por debates ‘tóxicos’ y noticias poco fiables. Están descubriendo, además, que hay redes alternativas que ofrecen más comodidad, mayor privacidad y con menos posibilidades de ser malentendidos. El resultado es que los usuarios están trasladando los debates a aplicaciones de mensajería donde pueden estar seguros de estar hablando con ‘amigos reales’”, dice el informe del Instituto Reuters para el Estudio del Periodismo de la Universidad de Oxford.

Según el diario inglés The Guardian, este cambio conlleva enormes desafíos para los medios informativos y para los analizadores de datos, ya que las aplicaciones de mensajería están encriptadas y es prácticamente imposible saber cómo se comparten las noticias y, también, evitar que se propague información falsa.

Este estudio, basado en una encuesta a 74.000 personas de 37 países diferentes, muestra cambios substanciales en el panorama informativo durante el último año.

Un ejemplo es que desde el año 2014 se ha triplicado el uso de WhatsApp para compartir noticias, superando a Twitter en algunos países, sobre todo entre los jóvenes.

Esto se debe, entre otros casos, a que en países como Malasia o Turquía, el encriptado de WhatsApp proporciona un espacio más seguro que el que hay en Facebook para aquellos que quieren debatir temas políticos sin llamar la atención de las autoridades.

Por otro lado, el porcentaje de gente que usa Facebook para informarse ha pasado del 42% el año 2016, al 36% actualmente. Sin embargo, el uso de las redes sociales para otros fines no ha disminuido.

El profesor y editor del informe Rasmus Kleis Nielsen ha afirmado que la gente aún tiende a culpar a los editores de noticias en vez de a las redes sociales por la falta de confianza en los medios de comunicación. “Gran parte del público no siente que pueda confiar en las noticias, especialmente en aquellos países donde los medios son vulnerables a los poderes económicos y a la influencia política”, añade el profesor.

Comentarios

comentarios