Los participantes que sobrevivieron por el gran filtro de la tercera etapa del Dakar se enfrentaron a la primera mitad de la temida maratón, con dos rutas diferentes para los distintos vehículos. Los coches, side by side (SxS) y camiones pasaron por 259 kilómetros de enlace y 405 kilómetros de especial situados entre las localidades de Arequipa y Tacna. Por su parte, las motos y los quads recorrieron 106 kilómetros de enlace y 405 kilómetros de especial entre Arequipa y Moquegua. Al tratarse de una maratón, los competidores no contarán con ningún tipo de asistencia en el campamento.

Nasser Al-Attiyah y Stephane Peterhansel volvieron a protagonizar un vibrante duelo por la victoria de etapa en coches que esta vez se resolvió a favor del qatarí. Al-Attiyah consiguió ganarle el pulso a ‘Monsieur Dakar’ al completar la especial en un tiempo de 3:38’49’’. De esta forma, el qatarí se distancia en el liderato de la clasificación, mientras que el francés se quedó a cerca de dos minutos del triunfo.

La cuarta etapa también tuvo una criba entre los favoritos. Si bien Al-Attiyah fue la cara para Toyota, la cruz fueron Giniel de Villiers y Bernhard ten Brinke. El sudafricano volvió a tener problemas tras romper una rueda ayer y se quedó parado en el kilómetro 63 de la especial, perdiendo una hora en el proceso. Peor le fueron las cosas al neerlandés, quien se dejó dos horas y media en los primeros compases del tramo cronometrado.

Carlos Sainz pudo salir a la etapa después de despedirse de sus opciones de ganar el Dakar ayer. El madrileño sufrió un percance que le hizo perder diez minutos al principio del recorrido, pero fue capaz de reemprender la marcha. Nani Roma tuvo un mejor día, finalizando la etapa entre los primeros cinco clasificados y continuando con un sólido rally.

Comentarios

comentarios