En medio del hermetismo dispuesto por el tribunal, el juicio contra Lucas Fernández (31), el ex empleado judicial sorprendido con dos niñas en El Carrizal encara su tramo final y se espera para mañana, la etapa de alegatos y también la sentencia.

Fernández llegó a juicio a mediados de setiembre acusado por abuso sexual con acceso carnal en perjuicio de una menor de 12 años, a la que a mediados de enero recogió junto a una amiga de una plaza de San Martín y con las que fue sorprendido horas más tarde en el interior de su auto y a mitad de una huella cercana al dique El Carrilzal.

Durante el debate y apuntalado por las declaraciones en cámara Gesell de la víctima y de su amiga (y testigo) estuvo con ellos en el auto, el fiscal Oscar Sívori amplió la acusación y sostiene ahora que Fernández fue autor de dos abusos contra la misma niña, el primero consumado en el interior del auto y un segundo hecho, que no pudo completar porque fue interrumpido por un policía.

La defensa ha calificado la decisión de Sívori como “carente de fundamento” y apela a distintos elementos para sostener que, en realidad, no hubo penetración: por un lado, se apoya en el resultado de las pericias forenses a la menor donde no se encontró antígenos prostáticos que confirmen el abuso; además, destaca el testimonio del suboficial Marcelo Belardi, quien sorprendió al acusado y a las nenas en el auto pero asegura que los vio vestidos.

En tercer lugar, los abogados Juan Rosello y Jorge Cantalejos toman las declaraciones de las dos menores en cámara Gesell (las mismas con las que Sívori amplió su acusación) para sostener que “hay contradicciones evidentes” sobre lo que ocurrió aquella tarde en el auto de Fernández: “No se ponen de acuerdo porque el hecho no existió”, resumen.

En cualquier caso, resulta curioso que una misma prueba sea utilizada tanto por el fiscal como por la defensa, para sostener posiciones opuestas. En definitiva, será el tribunal, presidido por Viviana Morici e integrado por Eduardo Orozco y Victoria Franano quien evalúe a la hora de la sentencia, el testimonio de las menores.

Sívori cree que de las cámaras Gesell se desprende que hubo relaciones entre Fernández y la menor: “Lo dijo la víctima y lo confirmó su amiga, quien contó que ella en un momento se bajó del auto y que ellos estaban desnudos adentro del vehículo”. Ese instante es para el fiscal el del abuso sexual con acceso carnal y el primero de los dos hechos que sostiene en su nueva acusación.

Pero la defensa marca que hay contradicciones entre lo que dice una y la otra: “La segunda niña dice que los vio desnudos en el asiento de atrás, pero luego dice también que llegó el policía hasta el auto y ya sabemos que el suboficial ha declarado que él los vio con ropa”, explicó Jorge Cantalejos.

Comentarios

comentarios