Durante una pausa de su particular mañana en la comuna de Junín y a pocas horas de haber sido elegido como el compañero de fórmula de Rodolfo Suárez, el cacique Mario Abed habló este viernes unas palabras con Arriba el Este y aseguró estar viviendo “un momento muy especial”, y dijo estar agradecido con mucha gente, “empezando por el gobernador Cornejo y el intendente de capital Suárez, que han confiado en mi capacidad para compartir la fórmula del radicalismo”.

Abed pasó parte de la mañana gestionando desde su despacho el pago de la primera tanda de créditos de cosecha y acarreo que la comuna ha entregado a contratistas del departamento a una tasa cero, una herramienta municipal con la que la comuna pretende paliar parte de la crisis que atraviesa la vitivinicultura: “Tenemos la primer pileta de la bodega llena”, señaló con entusiasmo y desde el municipio aspiran a que la vendimia deje en la bodega municipal unos 30.000 quintales de uva. “Tenemos todo vendido y a precio de dólar” explicó el intendente y comentó que “la crisis de la vitivinicultura tiene que llevarnos a debatir y a consensuar proyectos. De esa manera hemos trabajado en Junín, escuchando a todos los sectores y brindando herramientas”.

Abed sabe que una de sus tareas como vicegobernador, si es que finalmente la dupla radical resulta ganadora, será la de dialogar con el campo y el sector productivo. Abed mismo es un pequeño productor de Junín y conoce el tema a fondo. Pero también tendrá el intendente de Junín la tarea de dirigir a la Legislatura, y allí su idea es la de generar grandes consensos que permitan a Suárez tener las leyes que necesita.

“Creo que tenemos que pensar una Mendoza a diez o quince años, con leyes claves en educación, en justicia y en salud, y eso se logra con consensos. Cornejo nos deja una provincia de pie y tenemos que echarla a andar”, insistió Abed, que asegura tener amigos en todos los partidos, una situación que le permitiría, según su visión, dialogar y avanzar en acuerdos legislativos.

Antes de ir a las generales, la fórmula radical debe sortear la interna con Omar de Marchi, aunque Abed cree que todavía hay espacio para el diálogo interno: “Si Suárez está de acuerdo, creo que nos debemos con Omar una charla, que tal vez destrabe las posiciones, pero si no se da, tendremos que resolver las diferencias en las PASO, que es la mejor manera de encolumnar al frente cuando no se ha podido resolver antes el asunto”.

Mientras dialoga con nuestro medio, en las oficinas cercanas están parte de los funcionarios que aspiran a sucederlo, se trata de cinco o seis nombres con posibilidades de encabezar la lista oficial en Junín, aunque por el momento Abed no ha tomado ninguna decisión: “Estimo que la semana próxima podemos ir definiendo el tema. Yo no tengo predilección por nadie, solo pido compromiso con todos los proyectos que hoy el municipio lleva adelante. Eso y el contacto con la gente son fundamentales para el intendente que venga”.

Los principales nombres que suenan para suceder a Mario Abed en la boleta oficialista son el ex funcionario municipal y provincial,  Héctor Ruiz; el médico y concejal, Mario Ana; la presidente del Concejo, Sandra Astudillo; el secretario de Gobierno, Ricardo Morco y el director del hospital Perrupato, Omar Dengra.

Cuando Abed piensa en la campaña que se viene sostiene que uno de los pilares en los que debe apoyarse la fórmula que comparte con Suárez es “en el crecimiento que ha mostrado la provincia. Cornejo ha sido un gobernador generoso con todos los departamentos y se ha realizado una gestión federal donde los 18 municipios reciben los dineros a tiempo, que le permiten pagar y realizar obras. Eso es federalismo y hace cuatro años un panorama así era impensado e incluso había comunas al borde de la quiebra”.

En ese sentido, el intendente de Junín cree que en campaña “hay que mostrar todo lo que se ha crecido, hay obras por miles de millones de pesos, la construcción tiene un buen nivel de actividad, pero también hay acciones que muestran por dónde va el gobierno, como es el hecho de que todas las escuelas están abiertas y funcionan, otros escenario complejo hace solo cuatro años, cuando nos daba pena ver las condiciones en las que trabajaban maestros”.

Comentarios

comentarios